•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ver a los Medias Rojas de Boston iniciar la temporada con 17 victorias en sus primeras 19 batallas, obligó a rascar cabezas. Uhh, no podrán seguir así. Pero al llegar la temporada al Juego de Estrellas el día 17 de julio, el equipo de Boston continuaba asombrando con un balance de 68 triunfos y 30 reveses.

¿Y estos tipos, hasta dónde creen que van a llegar? Su ventaja como líderes del Este en la Liga Americana, es de cuatro y medio juegos antes de la jornada del viernes, porque los Yanquis, también impactando, no los han perdido de vista en ningún momento, logrando incluso estar hombro a hombro en ciertos parpadeos.

El equipo de Nueva York, sobreviviendo a problemas musculares de brazos abridores, recurriendo urgentemente a jóvenes de las menores entre ellos el pinolero Jonathan Loáisiga, gana 62 y pierde 33, y con 67 juegos pendientes, se mantiene amenazante.

Suficiente polvora

No es seguro que los Medias Rojas sean los más ganadores al caer el telón de la temporada, porque los Astros de Houston que se mueven en el Oeste, registran 64 triunfos y disponen del armamento suficiente para cerrar espectacularmente.

El equipo más jonronero de las mayores es el de los Yanquis con Judge y Stanton sueltos, mostrando un total de 161, y Boston que consiguió al artillero J.D. Martínez, hasta hoy la más resonante adquisición pre-temporada, es segundo con 134, apenas dos más que los Indios.

El porcentaje global de 272 puntos, coloca a los Medias Rojas como líderes de los 30 equipos que batallan en las dos ligas, y sus 505 carreras empujadas, constituyen la mayor cantidad, igual que sus 928 imparables. Es el único equipo con cuatro ganadores de 10 juegos en su rotación: Chris Sale, Rick Porcello, David Price y Eduardo Rodríguez, con el salvador de 30 juegos Craig Kimbrel, al frente del bullpen.

Martinez implacable

El líder de bateo de la Liga Americana, Mookie Betts (359 de average), es el jardinero central y lead off, en la alineación del joven manager Alex Cora, en tanto J. D. Martínez es el número 3, aunque co-líder en vuela cercas al disparar 29 igual que José Ramírez de Cleveland, y máximo empujador con 80, es decir un aspirante a pelear la triple corona.

Agreguen a Steve Pearce el designado, quien llegó calladito y esta siendo alineado como cuarto bate; Andrew Benintendi el left fielder, cuarto en porcentaje OPS; el short Xander Bogaerts, echando humo en las últimas cuatro semanas; el antesalista Eduardo Nuñez; el inicialista Mitch Moreland; Brock Holt útil en varias posiciones, jugando la segunda base en espera de Dustin Pedroia; el receptor Sandy León, contando con Hanley Ramírez y Rafael Devers pendientes de reincorporación.

¿Quién es el as? El timonel Cora cuenta con dos ganadores del Cy Young: David Price y David Porcello, con un permanente aspirante, Chris Sale, y el crecido Eduardo Rodrígez. Los cuatro ganadores de 10 juegos, más Héctor Velásquez con balance de 6-0. Con el aporte decisivo del rematador Craig Kimbrel, rodeado de relevistas solventes, Boston se ve muy compacto y no parece estar en plan de flaquear mientras se aproxima la recta final de la temporada.