•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué fue diferente contra México de lo presentado en el primer juego ante Colombia? Nada. La selección de Nicaragua volvió a mostrarse sin argumentos ofensivos, incapaz siquiera de generar peligro y carente de toda capacidad de reacción ante las embestidas del rival. Con sus bates empolvándose por el desuso y su picheo flaqueando tan temprano en el encuentro, el combinado nacional cayó 5-0 ante un equipo mexicano que aprovechándose de la vulnerabilidad mostrada por los pinoleros,  volvió a la vida tras haber perdido sin objeciones sus dos primeros desafíos, uno por blanqueada ante Cuba y el otro por paliza frente a Colombia.

Sí, contra esa novena mexicana que solo fue capaz de producir una carrera en sus dos primeros encuentros, Nicaragua lució sus flaquezas ofensivas y entregó en los episodios iniciales una victoria que urgía para recuperar la confianza y tener mayores opciones de forjar una actuación destacada. Ahora, tras este trágico revés frente a un equipo que parecía estar al alcance, la tropa de Julio Sánchez deberá ser implacable en la búsqueda de la victoria para optar a una medalla, pero ojo, esta misión no será tan fácil, pues tras Venezuela, que es el rival de hoy, vendrán rivales tan complicados como República Dominicana, Panamá, Cuba y Puerto Rico.

1 Carrera  anotada suma la ofensiva de la selección de Nicaragua en 18 entradas jugadas en Barranquilla 2018.

Gustavo sufre y pierde

La derrota de ayer ante México empezó a sufrirse desde el propio primer episodio, cuando ante un Gustavo Martínez permisivo, los aztecas se adelantaron de forma categórica 3-0. El abridor nica inició su labor ponchando a Leonardo Heras antes de recibir imparables consecutivos de Amadeo Zazueta y Sebastián Valle. Luego, tras ponchar a Luis Felipe Juárez, el veterano Gustavo fue víctima de un cañonazo al jardín central con el que José Álvarez empujó las dos primeras anotaciones aztecas. Posteriormente, después de haber golpeado a Christian Zazueta, soportó el hit con el que Ricardo Rodríguez Jr. remolcó la tercera carrera mexicana.  

En el segundo inning, Martínez siguió con su calvario. Le otorgó base por bolas a Javier Salazar, realizó un mal tiro en viraje a la primera base que le permitió al corredor moverse hasta la tercera almohadilla y salió explotado inmediatamente después de haber recibido el sencillo de Amadeo Zazueta  que sirvió para cambiar el marcador a 4-0. 

Dominio oportuno

El lugar de Gustavo en el montículo fue tomado por Junior Téllez, quien en una intervención oportuna, les puso freno a los artilleros aztecas, limitándolos a solo dos imparables y una carrera limpia en 4.2 episodios. El trabajo de Téllez, quien ponchó a tres adversarios, fue tan bueno que tras haber admitido la quinta anotación mexicana en el cierre del tercer capítulo, abandonó la colina después de retirar a los últimos 11 bateadores que enfrentó.

, Nicaragua lució sus flaquezas ofensivas y entregó en los episodios iniciales una victoria que urgía para recuperar la confianza. Archivo\END

Su relevo fue el tirador costeño Ernesto Glasgon, quien no desentonó con la presentación de su antecesor y durante dos entradas de labor admitió dos hits, pero no le permitió a los mexicanos fabricar más carreras. Al igual que en el primer juego, el bullpen de la selección nicaragüense cumplió ayer con el trabajo que se le encomendó.

Ofensiva ausente

Cuando un equipo solo conecta tres imparables (todos sencillos) en nueve entradas y su capacidad de producción de carreras es nula, la victoria se convierte en una utopía. Es precisamente lo que le ha estado pasando a Nicaragua en la actual edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Ayer contra México los bateadores nacionales fueron una  fotocopia de la versión que mostraron ante Colombia; es decir, volvieron a lucir desajustados en el cajón de bateo y no supieron aprovechar las oportunidades que los tiradores contrarios les ofrecieron. 

Así quedó evidenciado en la segunda entrada, misma en la que el abridor mexicano Octavio Acosta, ganador del juego, permitió sencillo de Jilton Calderón y le dio base por bolas a Wuillians Vásquez, pero Iván Hernández, Javier Robles y Janior Montes se poncharon. Algo similar ocurrió una entrada más tarde,  pues tras un infield hit de Benjamín Alegría y un pasaporte a Norlando Valle, Darrel Campbell bateó para doble play y Ofilio Castro falló en un roletazo al short stop. En el sexto, Campbell abrió la tanda con un cañonazo a la zona corta del jardín derecho, pero Jilton, Ofilio y Vásquez volvieron a malograr la oportunidad. Así, sin bateo oportuno, es imposible edificar victorias. Ya veremos qué pasa hoy contra Venezuela.