•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En medio de las críticas, el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel lamentó este jueves no haber defendido a Mesut Ozil, que abandonó la selección al considerarse víctima de insultos racistas tras haberse fotografiado con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Grindel fue señalado el domingo de manera directa por el centrocampista de origen turco, que anunció su salida de la selección alemana.

 Lea: Presidente turco llamó al futbolista Özil para apoyar su retiro de selección alemana

En un comunicado, Grindel lamenta "mucho" que la llamada al orden hecha a Ozil "fuera orientada hacia discursos racistas", haciendo referencia a los insultos, críticas y abucheos que recibió el futbolista, junto a su compañero Ilkay Gundogan -que también aparece en las fotos-, antes del Mundial.

"Como presidente, con perspectiva, habría dicho sin ninguna ambigüedad lo que es una evidencia para mí y para toda la federación: cualquier forma de acoso racista es insoportable, inaceptable e intolerable", escribió.

Ozil se encuentra jugando la pretemporada con el Arsenal de Inglaterra. Foto: EFE/END

- 'Trabajo de integración' -

Es la primera vez que Grindel habla directamente de este caso que ha provocado un terremoto en un país que cuenta con la mayor comunidad turca del mundo.

El seleccionador alemán, Joachim Low, así como los jugadores principales de la Mannschaft no se han manifestado desde que Ozil, pieza clave del equipo, anunciara su retirada internacional.

El mediapunta, campeón del mundo en 2014, había roto su silencio el domingo: "En estos dos últimos meses, lo que más pena me ha dado ha sido el maltrato que me ha infligido la DFB y su presidente Grindel".

"Para Grindel y sus apoyos, soy alemán cuando ganamos, inmigrante cuando perdemos", continuó el jugador de 29 años, con 92 partidos como internacional y 23 goles con la Mannschaft.

"No serviré más como chivo expiatorio (de Grindel) por su incompetencia y su incapacidad para hacer correctamente su trabajo", señaló el futbolista, que ha disputado tres Mundiales (2010, 2014 y 2018).

 De interés: El joven brasileño Vinicius Jr llega ilusionado al Real Madrid

Pero Grindel, como ya hizo la DFB esta semana, rechazó firmemente las acusaciones de racismo hechas por Ozil en su largo comunicado del domingo. Tampoco presentó disculpas al jugador del Arsenal, actualmente en Singapur en una gira de pretemporada.

Dijo estar "tocado" por las acusaciones del jugador y "sentir pena por los voluntarios y los empleados de la DFB que trabajan sobre el racismo", añadiendo que "el trabajo de integración" es una prioridad.

El debate acerca de la fotografía de Ozil, nacido en el Ruhr de padres y abuelos turcos, alcanzó grandes dimensiones en Alemania, cuando la extrema derecha con el partido AfD conoce un auge sin precedentes desde 1945.

- 'Una persona inteligente' -

Mucho tiempo presentado como un ejemplo de integridad en el deporte, Ozil vio como se le acusaba de falta de patriotismo o de deshonrar la camiseta alemana, desde la prensa popular del país. Los ataques se multiplicaron después de la eliminación de la defensora del título en la primera ronda.

El presidente conservador de la cámara baja del Parlamento y pilar de la vida política alemana, Wolfgang Schäuble, señaló a la DFB, reprochándole haber dejado que la situación se convierta en un "caso de Estado".

"Una persona inteligente habría podido evitar todo esto", dijo al grupo de prensa RND.

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, que tiene los Deportes entre sus responsabilidades, declaró al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung que "el caso Özil no es de ninguna manera un ejemplo de que la integración haya fracasado, en el deporte o en general".

Presidente de la Federación Alemana de Fútbol. Foto: AFP/END

"Özil es evidentemente parte de Alemania. Es uno de los nuestros", añadió Seehofer.

 Además: Alex Ferguson agradece a médicos que le atendieron al sufrir hemorragia cerebral

Grindel queda en una posición complicada, porque además Alemania y Turquía son candidatas a organizar la Eurocopa 2024, cuya atribución será anunciada a finales de septiembre.

Algunos políticos han expresado sus temores acerca de que el presidente turco utilice la polémica para sabotear la candidatura alemana.

En su comunicado, Grindel intenta pasar la página y promete reconstruir el equipo nacional "tras una Copa del Mundo decepcionante".

"Este torneo podría marcar una nueva página en la historia del fútbol, hacer que los niños se inscriban en los clubes y acercar a la gente, sea extranjera o no. Unidos por el fútbol", escribió sobre la Eurocopa 2024.