•   Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras caer en tres de sus primeros cuatro juegos y conquistar un triunfo sufrido ante Venezuela, la selección de Nicaragua construyó ayer ante Panamá su primera victoria categórica en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 y lo hizo con un marcador de 6-2, apoyándose en un bateo que tronó oportunamente y en un picheo que supo agigantarse ante las exigencias presentadas por el rival.

Con este éxito, la tropa nacional logró distanciarse de ese último puesto con el que se pierde todo chance de buscar clasificación a los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, en el 2019, y recuperó la confianza de cara al cierre de su participación en el torneo, en el que enfrentará los complicados desafíos contra las selecciones de Cuba y Puerto Rico, dos grandes candidatos a la medalla de oro. 

Feroz ataque

Con la ofensiva nica luciendo tan desarticulada en tres de sus primeros cuatro desafíos, lo que menos esperaban los panameños era que su abridor, Andy Otero, fuera víctima de un feroz ataque de cinco imparables y cuatro carreras limpias en tan solo el primer inning del encuentro.

Sin embargo, para el bien de Nicaragua ocurrió así. Tras los hits consecutivos de Darrel Campbell y Javier Robles, quienes con éxito ensayaron un doble robo de bases, apareció el siempre oportuno Jilton Calderón para con un triple cambiar la pizarra a 2-0.

Acto seguido, Ofilio Castro con un doblete y Wuillians Vásquez con un sencillo establecieron el 4-0 con el que la artillería nica presentó durante un inning los argumentos ofensivos de los que careció ante Colombia, México y Venezuela.  

Después de ese violento inicio y tras la salida de Otero, los nicas fueron inutilizados por el relevista Euclides Bethancourt, quien en 6.2 episodios no permitió carreras y solo admitió cuatro imparables.

No obstante, en la octava entrada, ya con el rematador Abdiel Velásquez en la colina, el equipo azul y blanco volvió a la carga y con una ofensiva de tres imparables, un toque de sacrificio y una base por bolas intencional, fabricó sus carreras cinco y seis, ambas empujadas por el sencillo de Janior Montes.

Para entonces, la victoria pinolera se daba por concretada, sobre todo por el gran trabajo que estaba haciendo el picheo. 

Wilton domina, relevistas se fajan

La selección panameña no logró darle vuelta a la ventaja establecida por Nicaragua, pese a que en ocasiones generó tanto peligro. La primera anotación canalera llegó en la apertura de la tercera entrada gracias a un triple de Carlos Mosquera y un roletazo de Gerald Chin, quien dos episodios más tarde descifró a Wilton con un triplete y marcó la segunda carrera de su combinado gracias a sencillo remolcador de Belarmino Campos.

Después de esto, no busquen otro acto en el que los panameños hayan producido carreras, pese a que amenazaron seriamente con hacerlo  en el cuarto y en el octavo, pero el picheo nicaragüense supo resolver. 

Wilton López se apuntó la victoria gracias a una labor monticular de seis episodios en los que admitió ocho imparables, dos carreras limpias, ponchó a un rival y otorgó una base por bolas. Tras él apareció el leonés Fidencio Flores, protagonista del cero en el séptimo inning, y luego Jorge Bucardo se encargó de rematar a los panameños con tremendo trabajo monticular en las dos últimas entradas. 

Fue precisamente Bucardo el personaje principal de uno de los capítulos más dramáticos del juego. Ocurrió en el octavo inning, cuando con el marcador todavía 4-2, los canaleros presionaron con empatar el encuentro.

Bucardo fue sacudido por sencillos consecutivos de Eduardo Thomas y Jeffer Patiño, quienes luego se movieron a la intermedia y la antesala por un toque de sacrificio de Kevin Ramos.

Con las carreras del empate situadas en peligrosa posición anotadora, Jorge se agigantó frente a tal exigencia y logró colgar un cero de vital importancia ponchando uno tras otro a José Camarena y a Jhadiel Santamaría.  Así se escribió la historia del segundo triunfo de Nicaragua en cinco juegos en los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.