•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El campeón Ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Mikey García (38-0 con 30 KOs) es el gran favorito para vencer hoy al monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Robert Easter Jr. (21-0 con 14 KOs) y cruzar un nuevo cinturón sobre su pecho. Nadie imagina una historia diferente para la batalla de esta noche en el Staples Center, Los Ángeles, CA.

El californiano parece decidido a buscar peleas que le permitan acumular gloria y dinero, en una carrera donde solo interesan títulos o rivales taquilleros. Easter Jr. tiene un título y esa es suficiente razón para tomar esta pelea, donde a su favoritismo suma su convicción de que lo vencerá sin mucho esfuerzo.

Al menos, en las entrevistas previas García ha estado más preocupado en dejar saber su intención posterior de subir a las 147 libras para desafiar a Errol Spence Jr (campeón wélter) o tal vez enfrentar a al campeón ligero AMB, Vasyl Lomachenko, en 135.

Al referirse a Easter Jr., García reconoce que deberá ajustar debido a su tamaño y alcance, pero en ningún momento cita posibles dificultades para vencer al monarca de la FIB. ¿Será tan fácil esta pelea como para lucir tan despreocupado?

Easter, rival accesible

Robert Easter es campeón, es tres años más joven que su rival y posee dimensiones físicas que le complican la estrategia a cualquier oponente. Tanto la altura (5’11”) como en alcance (76”), son herramientas que obligan a sus rivales a crear un plan diferente para enfrentarlo.

En una palabra, los condiciona y establece por esa sola diferencia el estilo de pelea. Sin embargo, el nativo de Toledo, Ohio, no es un virtuoso en el uso de sus ventajas físicas. No las aprovecha todo el tiempo, en general, suele trabajar en la media o la corta distancia, especialmente por su poco manejo de los desplazamientos laterales.

Tiene alcance, pero no es consecuente en el uso del jab y siempre termina saliendo de su zona de confort a buscar golpear en espacios breves, especialmente con los ganchos por afuera o por adentro. En esos momentos es rápido, pero corre riesgos defensivos, especialmente cuando va al intercambio abierto, el mero tú por tú, de manera frontal y por momentos con una ofensiva desorganizada.

Sus últimas defensas mostraron esa imagen en plenitud y en general no dejó un buen recuerdo. Todas victorias que llegaron hasta la distancia.

Ante García, tendrá la prueba más difícil de toda su carrera y necesariamente deberá utilizar de manera inteligente y permanente sus ventajas físicas ¿lo conseguirá? de eso dependerá en mucho su suerte en esta pelea.

Pelea intensa

La actitud inicial de Robert Easter Jr. es toda una incógnita de la cual dependerá la pelea que veamos. Necesariamente, García deberá ajustar basado en ese factor. El campeón de la FIB puede aferrarse a un plan estricto, creando un perímetro defensivo con sus largos brazos y obligando a que García busque reducir distancia para entrar a golpear en la corta. Sería lo obvio.

En ese caso, el californiano es quién tendrá que arriesgar y lo imaginamos caminando hacia los ángulos para golpear desde laterales. Easter es bastante duro y le cuesta atender el golpeo cruzado cuando sale de su campo frontal. De todas maneras, para el californiano habrá riesgos de ser tomado de contragolpe y eso coloca una nota de suspenso a su ofensiva.

El problema es que Easter es poco organizado y nada disciplinado con planes de pelea. Es difícil que soporte ser cauteloso por más de uno o dos asaltos. No demorará en ir a buscarlo a García en el intercambio y tratar de colocar sus golpes de poder en corta o media distancia. Allí, seguramente, veremos buenos intercambios y la pelea quedará “a pedir de boca” para el monarca CMB.

Será una pelea intensa, atractiva por las diferencias de estilo y físicas, además de la expectativa por un alto porcentaje de golpes de poder lo que permite esperar la posibilidad de un KO en esta batalla. El favorito para lograrlo, sin duda, es Mikey García. Debería ganar en el tramo final de pelea por esa vía. Sufrir una derrota, en su caso, sería una enorme sorpresa, no obstante, esto es boxeo y nada está escrito de antemano.