•   Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El conjunto de Rivas, campeón nacional de Wuilliamsport, sufrió ayer en tierras panameñas una dura derrota en la final de la Serie Latinoamericana de Beisbol de Pequeñas Ligas al caer con pizarra de 6-3 ante el equipo de Panamá A, revés que lo privó del privilegio de convertirse en el representante de América Latina en la Serie Mundial de Williamsport en Estados Unidos del 16 al 26 de agosto próximo.

De esta forma, Nicaragua extiende a más de cuatro décadas su período sin participar en esta competencia de gran relevancia para el beisbol infantil. La última vez que un equipo nicaragüense clasificó a una Serie Mundial de Wuilliamsport fue en 1970, y lo hizo un conjunto chinandegano. 

El duelo

El equipo nicaragüense llegó al desafío de ayer por la mañana con muchos argumentos para ser considerado candidato a la victoria, sin embargo, se encontró con un representativo de Panamá que cumplió con su favoritismo.

El dominio del marcador fue siempre de los panameños, cuya ofensiva rindió frutos temprano en el partido construyendo una sólida ventaja de 4-0 en el propio segundo inning y aumentándola a 6-0 dos entradas más tarde.  Mientras tanto, el bateo pinolero, que tan bien se había mostrado en la ronda regular, era reducido a la nada por el exigente picheo del jovencito Adán Sánchez, quien al final resumió una presentación monticular de 4.2 episodios en los que, según reportes, ponchó a 13 bateadores. 

Nicaragua logró reaccionar en el sexto y último episodio del juego ante los relevistas canaleros, pero cuando tenía bases llenas y solo un out en la pizarra, el encuentro fue suspendido por lluvia. Después de una pausa prolongada, el combinado pinolero logró presionar acercándose 6-3 en el marcador, sin embargo, la rebelión no fue suficiente y la remontada no ocurrió. La victoria fue para Sánchez y la derrota para el abridor nicaragüense Carlos Torrentes.

Un buen trabajo

Tras este revés  en la gran final, la selección nicaragüense cerró su participación en el campeonato con un balance general de cinco victorias y seis derrotas. Los nicas vencieron 9-0 a Colombia, derrotaron 2-1 a Venezuela, se impusieron 8-2 ante Guatemala, blanquearon 9-0 a Colombia y noquearon 16-0 a Costa Rica, perdiendo el invicto ante Panamá A 6-3.

Luego en semifinales derrotaron por blanqueada de 4-0 a la selección venezolana y cerraron cayendo en la final ante el único rival que los pudo vencer en el campeonato. En resumen, peso al tropiezo en el duelo decisivo, la actuación del equipo rivense puede catalogarse como excelente.