•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El final del boxeo nica en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se celebran en Barranquilla, Colombia, tuvo muchas sombras y nada de luz. Osmar Bravo (81 kg), Jeffrey González (91 kg) y Keyling Casanova (75 kg), los tres púgiles pinoleros que podían cambiar el color de su medalla de bronce a plata, perdieron este domingo en sus respectivos enfrentamientos de forma clara, sin meter las manos.

Bravo perdió ante el mexicano Rogelio Romero por RSC en el primer asalto, en palabras sencillas, lo noquearon. Omar sufrió una caída producto de un bombazo de izquierda en el rostro, inmediatamente fue sometido a una serie de combinaciones en el rostro, por lo que el tercer hombre del ring decidió detener las acciones para no exponer a más castigo al boxeador de Nicaragua.

A continuación peleó el bravo Jeffrey González en 91 kg. Desafortunadamente le tocó enfrentar en semifinales al cubano Erislandy Savon. González nunca pudo asentarse en el ring y cómo hacerlo ante un boxeador tan lúcido y completo. Savon, con virtudes técnicas más completas, mayor velocidad y una defensiva impermeable, jugó con González, a quien no se le puede dejar de destacar su esfuerzo y determinación de intentar conseguir un milagro. Por último, cerró la jornada la brava Keyling Casanova sucumbiendo ante la colombiana Jessica Caicedo por decisión unánime. 

Nicaragua ganó 4 medallas de bronce en Barranquilla gracias a los triunfos de Osmar Bravo, Esquivel, González y Casanova, superando las dos preseas de bronce que se conquistaron en Veracruz, México. Ninguno de los triunfadores pudo cambiar de color la presea. 

En total, el boxeo nica acumuló cuatro victorias y doce derrotas, unos números nada alentadores. Hay que esperar la finalización del torneo y ver la posición de Nicaragua respecto al resto de países de la región centroamericana. En un nivel de esta envergadura es donde se puede medir que país es el mejor.

Habrá que resaltar actuaciones individuales como la de Esquivel, la jovencita que tiene un futuro interesante si cae en manos de un entrenador que le enseñe más recursos y le ayude a mover la cintura para pasar golpes con mayor frecuencia. Kathy pelea bien, si la cuidan puede crecer boxísticamente y proyectarse a premios importantes.