•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La tenista puertorriqueña Mónica Puig se colgó ayer la medalla de oro en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla al superar a la colombiana Mariana Duque por 6-1 y 6-1 en la final, en una hora y once minutos.

Con este resultado, Puig, campeona olímpica en Río 2016, sumó su tercera medalla dorada en estas justas regionales, tras las de Mayagüez 2010, en los que también ganó bronce en dobles, y Veracruz 2014. Puig ratificó su favoritismo en Barranquilla con consistencia en su juego y, además, aprovechó los errores no forzados de la cafetera, que estuvo presionada por los problemas con el servicio.

A la boricua, de 24 años, todo le salió en el Parque de Raquetas, donde se sintió local por el masivo acompañamiento de la delegación de Puerto Rico. No solo estuvo sólida con su servicio, sino que además le sacó provecho a su devolución para ganar en confianza y conseguir varios puntos ganadores.

Para el primer set, que duró 32 minutos y se firmó 6-1, los quiebres en el cuarto y sexto ‘game’ fueron determinantes para someter por completo a Duque, que no consiguió jugar con la misma soltura que encaró los anteriores partidos en las justas. Luego Puig completó el trabajo en la segunda manga ante una rival desenfocada, al que supo mover para luego conseguir con paralelas varios puntos ganadores que la acercaron al oro paulatinamente, mostrando lo mejor de su repertorio.

Para el séptimo ‘game’, con Duque al servicio, la puertorriqueña presionó a su rival y se arriesgó en varias bolas para acelerar su conquista. Y lo consiguió con un quinto quiebre que le entregó la presea dorada en las justas de Barranquilla. La mexicana Giuliana Olmos y la trinitense Breana Stampfli se enfrentarán por el bronce a segunda hora, mientras la medalla de oro en masculino la disputarán los dominicanos Víctor Estrella y Roberto Cid.