•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ausencia de peloteros nicaragüenses en el beisbol de Grandes Ligas, consecuencia de una oleada terrible de lesiones, podría llegar a su fin en los próximos días, pues los últimos reportes de los Marineros de Seattle tras las aperturas de rehabilitación realizadas por Erasmo Ramírez en Ligas Menores señalan que el tirador rivense ascenderá al equipo grande más pronto que tarde, y esto en correspondencia a lo excelente que ha lucido Erasmo en dos trabajos en Triple A y uno más, el último, en Doble A, forjando a lo largo de nueve entradas completas una efectividad de 1.00.  

Da acuerdo con Jerry Dipoto, el gerente general de los Marineros, Ramírez ha completado un gran proceso de rehabilitación y el equipo lo tiene en sus planes para los últimos dos meses de la temporada.

Asimismo, destacó que el nicaragüense ha recuperado la velocidad de sus disparos, señalando que ha vuelto a soltar envíos de hasta 94 millas por hora. Dipoto no dejó claro si el rivense realizará una apertura más en Ligas Menores antes de volver al mejor beisbol del mundo y tampoco explicó si volverá como relevista o abridor. Lo cierto es que en los días venideros aparecerá la información del retorno de Erasmo a Seattle luego de más de tres meses sin actividad.

Dominante en rehabilitación 

Para comprobar que Erasmo Ramírez está en plenitud de forma para su regreso a los Marineros, solo hace falta lanzarle un vistazo a sus tres presentaciones de rehabilitación en Ligas Menores. En ninguna ha tenido decisión, pero eso pierde importancia cuando sus números reflejan que ha sido autoritario.

Su primera presentación fue el 20 de julio y con una labor de dos episodios sin hits ni carrera y tres ponches, envió una buena señal. Cinco días más tarde volvió al montículo y en tres innings solo admitió un imparable, no permitió carreras y eliminó por la vía de los strikes a tres adversarios. 

Luego de ese par de presentaciones dominantes, le correspondió el pasado martes 31 de julio realizar una apertura en Doble A y en cuatro innings completos le conectaron cuatro incogibles (1 doble) y le produjeron dos carreras (1 limpia). En esta última salida, Erasmo sufrió en el primer episodio, pero terminó su presentación retirando a los últimos cinco bateadores que enfrentó y a nueve de los últimos diez, con el agregado de seis ponches propinados. En total, Ramírez realizó 66 lanzamientos, de los cuales 47 cayeron en la zona de strikes.

Tras esta presentación, que bien podría ser su última salida en Ligas Menores, Erasmo señaló que “estoy contento de haber vuelto al montículo y de estar lanzando con mayor continuidad. Me siento completamente recuperado de los males que habían afectado mi hombro y estoy con más fuerzas para enfrentar los retos que se vienen”.

Antes de irse a la lista de lesionados en la primera semana de mayo, Erasmo realizó dos aperturas en abril y en ambas cargó con la derrota, luciendo vulnerable ante los Vigilantes de Texas y los Indios de Cleveland. En 9.2 entradas de labor permitió once carreras limpias y admitió catorce imparables, entre ellos siete jonrones. Su efectividad quedó en 10.24 y las ofensivas rivales le batearon para un promedio de .333.