•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las redes sociales, el equipo de Gennady Golovkin se ha mantenido con la idea de pedir a Canelo Álvarez menos carne mexicana y más estilo mexicano con la evidente necesidad de causar incomodidad al ídolo tapatío rumbo al desempate de septiembre próximo en Las Vegas; sin embargo, las pruebas demuestran no solo que Canelo Álvarez se ha mantenido lejos de la carne mexicana, sino que es un peleador libre de sustancias prohibidas tras una intensa serie de pruebas realizadas por la Agencia Voluntaria Antidopaje (VADA) desde marzo pasado.

Con poco más de 40 días por delante para el que se espera sea el evento del año, ESPN obtuvo el número de pruebas y fechas en las que Canelo ha sido sometido a pruebas antidopaje desde aquellas de febrero que arrojaron niveles mínimos de clembuterol y ante la crítica mediática, en especial la de Golovkin y su equipo, se vio obligado a apartarse del camino para limpiar su imagen y aceptar una sanción de seis meses por parte de la Comisión Atlética de Nevada.

En total han sido nueve las pruebas que se han hecho a Canelo tras el par de febrero que arrojó un resultado adverso. Todas han regresado con resultados negativos a cualquier uso de sustancias prohibidas. De esas nueve, cuatro se le realizaron en el mes de marzo, cuando estaba aún vigente la posibilidad de la pelea, y apenas en el mes que terminó, en julio, se le realizó un par después que en los meses entre abril y junio había tenido solo una.

Prueba tras prueba 

En marzo, aún con la segunda pelea en pie con Golovkin para el 5 de mayo, Canelo recibió a la VADA los días 3, 5, 9 y 17, arrojando muestras negativas, lo cual le permitía, hasta ese momento, pensar en que la pelea se podía realizar, pues se fortaleció la teoría de que las pruebas positivas en febrero se debían al consumo de carne contaminada en suelo mexicano, como terminó demostrando luego.

Pero la presión de Gennady Golovkin no cedió y los medios hicieron su parte, pues incluso un día antes de anunciar que la pelea ya no iba, el 3 de abril, Canelo recibió a los representantes de la Agencia para someterse a otra prueba que resultó negativa, la del 2 de abril, para hilar cinco consecutivas sin contratiempos.

Más cuidadoso

Con la pelea cancelada y sin la certeza de su rival para septiembre, el 28 de abril se informó que Canelo Álvarez se había sometido a una prueba folicular y arrojó negativo al uso de clembuterol en el último medio año. Para el 15 de mayo, anunció que se había sometido al programa de VADA durante los 365 días del año. Ambos anuncios resultaron positivos en el objetivo de limpiar su imagen.

Con esa información recién salida del horno y mientras se renegociaba la pelea con GGG, Canelo recibió a VADA el 22 de mayo en primer examen tras el acuerdo, y volvió a recibirlos el 7 de junio, arrojando resultados negativos a cualquier uso de sustancia prohibida de acuerdo a la lista emitida por la propia VADA.

Finalmente, ya con la segunda pelea con Golovkin firmada, la del desempate, para septiembre próximo, Canelo Álvarez recibió a VADA un par de veces durante el mes de julio, los días 13 y 17, con resultados favorables, es decir, limpios de cualquier sustancia, sumando hasta ahora nueve exámenes de VADA, más el del cabello, libres de clembuterol o cualquier otra sustancia rumbo a una de las peleas más grandes de su carrera.

“Realmente después de lo que me pasó, he tenido muchos cuidados”, dijo Álvarez hace unos días en entrevista con ESPN. “Realmente, demasiados cuidados, creo que extremos. Al extremo de no comer carne, dejé la carne”, añadió desde su campamento en California, donde le acompañan Eddy y Chepo Reynoso, alistándose para conquistar los títulos de peso mediano de la Asociación Mundial de Boxeo y Consejo Mundial de Boxeo.