•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Qué tanta falta hará Chris Sale, el as de espadas de los Medias Rojas? ¿Saldrá de la oscuridad el líder del staff yanqui Luis Severino? ¿Será capaz Craig Kimbrel de fajarse con el poderoso bullpen de Aaron Boone? Sin el cañón de Judge, ¿podrán los Yanquis tronar lo suficiente frente a una rotación que tambien tiene inhabilitado a Eduardo Rodríguez? ¿Cómo apagar la furia de los destructivos Mookie Betts y J. D. Martínez? ¿Lograrán los Yanquis recortar la distancia de 5.5 juegos, o serán empujados más atrás? Hey paremos, porque de lo contrario, entre tantas intrigas, vamos a terminar perdidos en el laberinto de las especulaciones. De pronto, nada parece ser cierto entre los fieros rivales Medias Rojas y Yanquis, en esta serie de cuatro juegos con “olor” a Play Off que hará temblar el histórico Fenway Park.

Así se han armado

La última vez que estos equipos se enfrentaron en una serie Play Off fue en el 2004, con victoria de Boston en siete juegos al superar Derek Lowe a Kevin Brown. Los Medias Rojas avanzaron a la Serie Mundial barriendo a los Cardenales. Para este 2018, los Yanquis consiguieron al demoledor Giancarlo Stanton, quien descargó 59 jonrones y empujó 132 carreras para los Marlins, y el equipo de Boston respondió con la contratación de J.D. Martínez, un bateador de 45 jonrones y 104 remolques en solo 119 juegos durante el 2017. Pese a contar con la segunda mejor rotación de abridores de las Mayores, los Medias Rojas sacaron de Tampa hace unos días a Nathan Eovaldi, mientras los Yanquis adquirieron de Toronto a J.A. Happ, agregando a su extraordinario bullpen a Zach Britton. Con Pedroia lesionado, Boston se movió para garantizar el aterrizaje de Ian Kinsler. Los Yanquis, preocupados por la pérdida de ritmo de Severino, se reforzaron con Lance Lynn y Boston buscó algo de ayuda con el bateador discreto Steve Pearce. 

Ese temible Bullpen

Sin los brazos de Sale, líder en ponches y líder en efectividad de la Liga Americana,  de Rodríguez, un ganador de 11 juegos por solo 3 reveses, los Medias Rojas se refugiaron en el inadvertido zurdo Brian Johnson (1-3 y 3.45) para retar a C. C. Sabathia (6-4 y 3.53) para el primer duelo, esperando que esta noche, Luis Severino vuelva a ser el casi invencible de antes del mes de julio. La diferencia puede establecerla el poblado y mortífero bullpen yanqui encabezado por Chapman, Britton y Robertson, redondeado por Betances, Kahnle y Lynn. En la otra acera, Kimbrel no tiene esa compañía. El bateo de Boston ha sido más ruidoso. Mookie Betts es líder de bateo con .338 y J. D. Martínez es el número tres con .323, siendo colíder jonronero con 32 y máximo impulsador con 89. Bogaerts remolca 65, Benintendi 62 y Devers, que regresa a la acción, 52. No contar con Judge  bateador de 26 cuadrangulares y 61 producidas, y también con Gary Sánchez, debilita la ofensiva yanqui, pero Stanton, el líder empujador del equipo co
n 64 disparando 24 jonrones, el encendido Gleyber Torres, el recuperado Didi Gregorius y Miguel Andújar, aseguran la capacidad de agresión requerida para esta serie, en la cual, lo único que se descarta es una barrida. 

Severino contra Porcello 

El duelo de hoy entre Luis Severino (14-4 y 2.94)  y Rick Porcello (13-4 y 4.03) tiene un significado mayúsculo, ya sea para nivelar o desequilibrar la serie, quedando por delante el enfrentamiento de Luis Cessa contra Nathan Eovaldi el sábado, y la batalla entre Masahiro Tanaka, el derecho japonés que no pierde en sus últimas 13 aperturas, y el zurdo David Price, ganador de 11 juegos. Los Medias Rojas iniciaron la temporada con una espectacular embestida ganando 17 de 19 juegos, pero los Yanquis viniendo desde atrás, los alcanzaron en 25-10. Desde entonces, la lucha ha sido brava y pareja. Consideren que al amanecer del 1 de junio, los Medias Rojas le sacaban apenas medio juego de ventaja a los Yanquis, en tanto, un mes después, el 1 de julio, se encontraban nivelados y el 1 de agosto, la diferencia a favor de  Boston, era de cinco juegos y medio. Después de estos cuatro juegos, volverán a verse las caras dos veces en series de tres, durante el mes de septiembre. De cualquier manera, esta serie tiene “olor” a Play Off.