•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras los imparables Medias Rojas de Boston masticaban los brazos del pitcheo yanqui edificando una victoria rotunda por 15-7, el jueves por la noche, el estelar derecho de los Nacionales de Washington, Max Scherzer, un ganador de tres Premios Cy Young, los últimos dos consecutivos en 2016 y 2017, registraba su triunfo 15 -máxima cifra en las mayores- por 5 reveses, lanzando seis entradas de cuatro hits y dos carreras con 10 ponches, frente a los Rojos de Cincinnati.

Exhibiendo un fulgurante 2.33 en efectividad y 210 ponches en 154 innings y dos tercios; Scherzer, de 34 años, parece embarcado en ruta a su viejo mundo, el de los Cy Young, buscando su cuarto. Precisamente a esas edad, en 1997, Roger Clemens con balance de 21-7, 2.05 en carreras limpias y 292 ponches, dueño de las tres coronas, obtuvo su Cy Young número 4, logrando agregar otros 3 en el resto de su carrera, el último a los 41 años. Es decir, que de concretar la proeza en este 2018, Scherzer tiene tiempo para la persecución de Clemens.

La pelea con Kershaw

El año pasado pensé que Scherzer no podría derrotar al zurdo de los Dodgers, Clayton Kershaw, quien pese a salir del escenario durante cinco semanas, lesionado, no permitió que otro pitcher se le adelantara en ganados, cerrando con 18 por 16 de Scherzer, y siendo líder en efectividad del viejo circuito con 2.31 en 175 entradas, y su equipo, los Dodgers, campeones en el Oeste.

Sin embargo, por ese reciente factor que es el WHIP, Scherzer se impuso en la votación impidiendo que Kershaw consiguiera su cuarto Cy Young. Me quedó un sabor amargo entre la inconformidad, pero ni modo… Al comenzar julio, Luis Severino de los Yanquis con 14 triunfos, encabezaba las Mayores, en tanto Scherzer conseguía su victoria número 11.

El derecho dominicano comenzó a tropezar, se trabó, sigue con los 14 éxitos, mientras Scherzer en una llamativa racha, llegaba a 15. Ojo con esto, tres de sus cinco derrotas han sido por 2-0, 2-0 y 1-0, todas en el mes de junio y consecutivas, pasando de 10-1 a 10-4. Sin una carrera de apoyo, es imposible sobrevivir. Scherzer perdió 4-3 con Boston, alargando a cuatro su racha de reveses, pero manteniendo su efectividad en 2.16 a lo largo de 18 inicios.

Podría ser triple corona

Scherzer puede ser, por primera vez, un ganador de las tres coronas del pitcheo (más ganados, mejor efectividad y mayor cantidad de ponches). Su mayor problema frente a esta pretensión es Jacob deGrom, el pitcher de los Mets que presenta ese resplandeciente 1.82 en carreras limpias, seguido del 2.33 de Scherzer y el 2.35 de Aaron Nola, quién lanza para los Filis. Faltando ocho semanas, esa diferencia puede ser borrada.

En el sector macabro de los ponches, Scherzer con 210 parece inalcanzable, a menos que se lesione. Patrick Corbin de Arizona y DeGrom, lo persiguen a distancia con 166 y 164, y lo más probable es que Scherzer aumente la diferencia.

En lo referente a victorias, el pilar de los Nacionales con sus 15, tiene tres de ventaja sobre Godley y Greinke de Arizona, Lester de los Cachorros y Nola de Filadelfia. Aun sin la triple corona, va a ser difícil arrebatarle el Cy Young a Scherzer, sobre todo por la forma como acostumbra pisar el acelerador cerrando temporadas.

En cambio, en la Liga Americana, pese 
al doble liderato de Chris Sale en efectividad y ponches, la pelea con Severino, Verlander, Cole y Kluber, será muy disputada, por ahora imprevisible.