•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La liga de béisbol de primera división en Nicaragua, Germán Pomares, inició hoy en el Estadio Nacional Dennis Martínez, ante una concurrencia casi nula, en medio de la crisis que ha dejado entre 317 y 448 muertos en protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

A pesar de que la liga fue inaugurada con un juego del equipo más popular de Nicaragua, el Bóer, que se enfrentó al conjunto de Madriz, las imágenes de la televisión local mostraron la ausencia de fanáticos notoria en el moderno Estadio Nacional, que hace nueve meses abrió sus puertas por primera vez.

La ausencia de espectadores al juego de béisbol, el deporte rey en Nicaragua, fue amplificada por el eco que producía la bola al chocar con el guante del cátcher, por cada batazo, o en los gritos de los jugadores.

Lea además: Managua: con cuchillo oxidado hacen dos robos en 10 minutos

El "Dennis Martínez", ubicado en el centro de Managua, ha estado envuelto en polémica, ya que organizaciones humanitarias nacionales e internacionales sostienen que el Gobierno de Nicaragua utilizó el edificio como guarida de parapolicías que realizaron "ejecuciones extrajudiciales" contra los manifestantes entre abril y julio pasados.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega siendo presidente.Este mismo sábado la Empresa Municipal de Instalaciones y Promoción Deportiva (Emipde) prohibió el acceso al estadio de un periodista de la Radio Corporación, por haber emitido críticas contra el Gobierno en su programa, según lo denunció la emisora.

También: Acusan a falsos policías de robar 15 mil córdobas en San Rafael del Sur

La Comisión Interamericana de Derechos Humano (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura, detenciones arbitrarias y criminalización de manifestantes", lo que Ortega ha negado.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega siendo presidente.

Lea: Zoológico Nacional de Nicaragua lanza "SOS"

Las protestas contra Ortega, y Murillo iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.