•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ronald Tiffer y sus Indios seguramente habían presupuestado iniciar la segunda vuelta del Campeonato Germán Pomares con dos triunfos, pero no contaron con la bravura y rebeldía de los Cañoneros de Madriz, quienes contra pronóstico doblegaron 4-1 al conjunto capitalino en el primero de los dos encuentros disputados ayer, y aunque luego fueron derrotados con idéntica pizarra, no hay forma de arrebatarles el mérito de haber asustado primero y exigido después al equipo con la ofensiva más temible del campeonato.  

El primer encuentro fue de principio a fin una burla a las predicciones. El experimentado abridor Róger Marín se vio pequeño ante el bravo chavalo Jesús Garrido y la aterradora ofensiva de los Indios no fue más que la artillería de los Cañoneros.

De tal forma que con todo girando al revés en el Estadio Nacional Dennis Martínez, no fue una sorpresa que al finalizar el duelo de siete episodios, el sorpresivo equipo de Madriz consiguiera pegar primero en la serie al imponerse con marcador de 4-1.  

El triunfo de los Cañoneros, en teoría el más débil de los ocho clubes involucrados en esta segunda ronda, fue obra de Garrido, quien durante seis episodios silenció por completo a los bateadores del Bóer, limitándolos a seis imparables y solo una carrera.

Tal fue el dominio de Jesús que entre el segundo y el sexto inning retiró a 13 bateadores en fila, mientras era respaldado por el oportuno accionar ofensivo de sus compañeros. 

Las primeras dos anotaciones de los Cañoneros llegaron en el propio segundo capítulo, cuando le sacaron el máximo provecho a un error del tirador capitalino. Tras darle base por bolas a Jorge Luis López, Marín tiró mal a la primera base intentando poner out a Roberto Martínez, quien había realizado un toque en busca de sacrificarse.

Este desliz de Róger fue aprovechado por López para poner el 1-0 y por Martínez para moverse hasta la tercera, desde donde fue remolcado por el elevado de sacrificio de Danny Calderón. 

Dos episodios más tarde, los de Madriz ampliaron su ventaja a 3-0 gracias a los sencillos consecutivos de Martínez, Calderón y Wiston Ramírez. Luego, en el séptimo capítulo, los Cañoneros marcaron su cuarta carrera gracias al cañonazo con el que Marbell Olivas remolcó desde la intermedia a José Abel Herrera, quien antes había recibido pasaporte y había avanzado hasta la segunda almohadilla por un roletazo de Elder Peralta. 

En su último chance, los Indios metieron en problemas a Garrido, quien se retiró del montículo luego de haber permitido un hit de Juan Carlos Urbina y haberle dado base por bolas a Wiston Dávila. En este contexto apareció el relevista Alexis Hernández, quien obligó a Janior Montes a fallar en un roletazo para doble play y aunque permitió el doblete con el que Jass Vargas puso el 4-1 definitivo, no atravesó más problemas y selló el triunfo de su equipo, apuntándose juego salvado. 

Para el segundo encuentro la historia fue distinta, pues el dominio le perteneció a unos Indios del Bóer que no estaban dispuestos a ser nuevamente sorprendidos y terminaron triunfando 4-1. Ganó Berman Espinoza y salvó Darrel Leiva.   

Otros resultados

Por su parte, los Dantos aprovecharon las flaquezas del Frente Sur Rivas y golpearon primero imponiéndose en los dos encuentros de la jornada sabatina. A primera hora, el conjunto capitalino triunfó con pizarra de 2-1, apuntándose la victoria Gustavo Martínez y la derrota Juan Bermúdez.

El juego salvado fue para Jabier Herrera. En el segundo partido, los de Managua fueron más categóricos y guiados por Jorge Bucardo blanquearon 4-0 a los rivenses, garantizando ganar su primera serie de la segunda vuelta. 

De igual forma, los Toros de Chontales siguieron con el dominio que les permitió terminar la primera vuelta en la cima  de su grupo y barrieron a Zelaya Central en el estadio Carlos Guerra Colindres.  

Erasmo Reyes mejoró su récord a 8-0 y con su gran actuación guio a su equipo a un triunfo por 2-0 sobre los Gigantes. Más tarde, los Toros hicieron gala de su brava ofensiva y triunfaron con marcador de 8-2 sobre sus rivales, siendo el ganador el refuerzo Elvin García. 

Por su lado, la Costa Caribe y los Leones de León, en una serie en la que el picheo fue gran protagonista, dividieron honores. Los felinos tomaron ventaja en la serie imponiéndose 1-0 en el primer juego, en el que Fidencio Flores se adjudicó la victoria, Ernesto Glasgon cargó con la derrota y Wilber Bucardo se apuntó juego salvado.

A segunda hora, los caribeños empataron la serie a un triunfo por bando tras ganar 4-2. El vencedor fue Wilfredo Pinner y el perdedor Junior Téllez.