•   Shenzhen, China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tras tres 'summer tours' consecutivos en Estados Unidos, dirección al Este: de Singapur, donde inauguró su nueva oficina en el extranjero, a Shenzen, en China, el París SG acelera su conquista de Asia, un mercado que posee ""el mayor potencial de desarrollo", según sus dirigentes.

Delante del hotel Coli de Shenzhen, campo base de los parisinos durante su estancia en la ciudad china, donde el sábado se disputó el Trofeo de los Campeones (que acabó con el triunfo 4-0 del PSG frente al Mónaco), un joven vestido con una camiseta de la selección alemana sale de un taxi, sudoroso, y queda impresionado por el dispositivo de seguridad. "¡Mi sueño es ver a Julian Draxler y sobre todo Neymar! ¡Puede ayudarme?", dice.

Para admirar al ídolo brasileño, dos soluciones: tratar de apercibirlo a su llegada del aeropuerto o formar parte de los 40.000 espectadores que presenciarán el encuentro contra los monegascos, que pudieron ver a Neymar durante el último cuarto de hora del partido, tiempo en el que no dejaron de corear el nombre del astro.

Pese a ser conscientes del mercado potencial en Asia, el PSG esperó a 2018 para abrir su primera oficina en el continente y realizar su concentración de pretemporada, cuando los principales clubes del continente, con los ingleses a la cabeza, llevan una década de presencia en tierras asiáticas.

"Con el crecimiento que ha conocido el club estos últimos años y la llegada de nuestras dos súper estrellas Neymar y (Kylian) Mbappé consideramos que éste era el buen momento. No servía para nada abrir demasiado pronto", explica a la AFP Sébastien Wasels, director del PSG para la zona Asia-Pacífico.

Acuerdos comerciales y curso de cocina

"Pasar mi vida en aviones entre Europa, Asia o América, en un momento, ya no me era suficiente. Para desarrollar la marca, las oportunidades de negocio o aumentar tu base de fans, es más fácil cuanto estás directamente sobre el terreno, más que hacerlo a distancia", añade el exresponsable de desarrollo internacional del club parisino, nombrado en su nuevo puesto en abril.

La estrategia ha dado ya, en parte, sus frutos. El PSG, obligado a aumentar sus ingresos comerciales para escapar a las sanciones de la UEFA por el 'fair-play' financiero, ha firmado varios contratos en la región, entre ellos uno de "varios millones de euros" con la agencia de márketing china Desports.

Para mejorar en el futuro próximo, el campeón de Francia prevé contratar a cinco "expertos locales" encargados de desarrollar en profundidad los tres mercados específicos a conquistar: "China, Corea del Sur/Japón y Sudeste de Asia/Oceanía.

El PSG, que juega la carta del 'glamour' y que se beneficia de la prestigiosa imagen de París, simbolizado por la Torre Eiffel que luce en el logo del club, ha organizado durante su estancia una decena de eventos promocionales, en los que han participado los jugadores, como el brasileño Marquinhos en un curso de cocina o Maxwell, que dirigió un entrenamiento para una veintena de aprendices de futbolistas chinos de la 'PSG Academy'.

Conquista digital y viaje a China

Incluso el PSG Esports, la sección electrónica, ha sudado la camiseta en un torneo del videojuego FIFA ante 400.000 personas conectadas a las plataformas de difusión locales. ¿El objetivo? Conquistar nuevos aficionados en este sector clave de lo digital.

"Cuando llegó QSI (Qatar Sports Investments, propietario del club desde 2011), teníamos un millón de seguidores en todas las redes sociales, de los que el 90% eran de Francia. Actualmente, tenemos 60 millones de aficionados en el global de nuestras plataformas, incluidas las chinas, y el 90% de ellos no viven en Francia. Ninguna entidad deportiva ha tenido un crecimiento así en lo digital", se felicita Sébastien Wasels.

Justo antes de regresar a Francia, el PSG oficializó el fichaje de la internacional china Wang Shuang, lo que podría atraer aún más aficionados del país más poblado del mundo.

"Dependerá de dos factores: primero, del trabajo muy profesional a nivel de comunicación del club; segundo, por mi parte debo entrenarme bien y jugar bien. SI trabajamos esto conjuntamente, esto podría seguramente atraer aficionados chinos para que vean al PSG", confió la jugadora a la AFP. Al menos eso esperan en la entidad parisina.