•  |
  •  |
  • END

Nuestro béisbol siempre ha sido pequeño, productor de pocos resultados brillantes, pero generador de grandes conflictos, como aquella ruidosa división entre 1973 y 1977, que desembocó en peligrosas situaciones; el feroz pugilato Carlos García-Gustavo Fernández previo al torneo de 1970 que casi se convierte en guerra de guerrillas; la creación de comisionados y el desplazamiento de Feniba a inicio de los 80; el ascenso de Emmett Lang y el retorno de Carlos García con las riendas de esa Federación; en fin, múltiples dificultades.

Con Carlos García listo para retirarse, el comisionado Adolfo Marenco ha saltado al escenario como el aspirante con mejores posibilidades, y casi sin oposición, hasta que comenzó a tomar forma la candidatura de Emmett Lang, recientemente electo para dirigir el CON, y obviamente alguien con posibilidades de proyectarse.

El último período de Carlos fue muy difícil, discutible, lo que finalmente debe haberlo empujado a colocarse a un lado, sin embargo, él considera que las elecciones programadas por la gente de la Asamblea federativa para mañana, según informe de Marenco, respaldado por comunicaciones firmadas por el propio Carlos, deben ser pospuestas mientras se someten a estudio necesarias reformas.

Se dice que si las elecciones se realizan mañana, Emmett no correría como candidato por no haber tenido tiempo de prepararse, y que esa ventaja de Marenco puede ser neutralizada si el CON no reconoce la nueva directiva, lo que ha fabricado un nuevo pugilato.

Marenco dice que las elecciones van y Carlos argumenta que no hay legitimidad, así que una vez más, no se sabe qué pasará con Feniba.