•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Club Deportivo Walter Ferretti, campeón del torneo Apertura de Liga Primera, enfrentará hoy (6:00 p.m.) al Club Franciscain de Martinica en el estadio Eladio Rosabal Cordero de Costa Rica, en el juego de vuelta de los octavos de final de Liga Concacaf. Los rojinegros llegan con la misión de remontar el 1-0 del partido de ida y así avanzar a los cuartos de final de la competencia, tal y como lo hicieron la temporada pasada.

En el duelo de ida los capitalinos no lograron capitalizar muchas de las oportunidades que tuvieron frente al marco rival y prueba de ello es que de los siete tiros que realizaron solo dos fueron a marco. A sus rivales les fue un poco mejor, ya que dos de sus nueve intentos fueron directos al marco y uno de ellos terminó en gol.

Imponer el ritmo

Para este segundo encuentro, el Walter Ferretti debe basar su estrategia en la experiencia de su plantel y en beneficiarse de los espacios que el contrario le ofrezca. Esta vez los rojinegros no pueden ser imprecisos y cada llegada al marco rival debe ser aprovechada al máximo.

Lo primero, eso sí, será robarles el balón y la iniciativa a los de Martinica, pues de lo contrario, la remontada será mucho más difícil. Se necesita arriesgar en la búsqueda de un gol que permita igualar la pizarra global 1-1 y evitar a todo precio que los del Club Franciscain golpeen primero en este desafío, porque levantarse de un 2-0 adverso sería una tarea titánica.   

El club de Martinica demostró en la ida que las individualidades de sus jugadores pueden llegar a ser mortales ante un rival que está presionando, así quedó en evidencia con el gol de Johnny Marajo al minuto 69 del segundo tiempo del juego de ida, pues llegó justo después que el Walter Ferretti había tejido par de oportunidades claras.

La remontada para el conjunto capitalino no es una idea lejana, tomando en cuenta que el club cuenta con elementos de gran calidad, como el portero Denis Espinoza y sus compañeros Jessie López, René Huete, Danilo Zúñiga y el propio Samuel Wilson, un veterano que dispone de un buen toque de balón, gran visión de juego y remate a balón parado que debe ser explotado como recurso ante un rival de mucho roce como el hoy.