•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el 2017, ningún pícher alcanzó la cifra de 20 victorias, un toque de distinción a través de todos los tiempos, incluida la época de ganadores de 30 juegos, que terminó con los 31 de Denny McLain en 1968. Cuatro brazos ganadores de 18 juegos, fueron las mayores aproximaciones: Clayton Kershaw de los Dodgers en la Liga Nacional, los tiradores de Cleveland Corey Kluber y Carlos Carrasco y Jason Vargas de Kansas. En este 2018, todo hacía indicar que volveríamos a ver un grueso número de ganadores de 20 juegos. En el arranque del mes de junio, después de solo dos meses de actividad con cuatro pendientes, Luis Severino de los Yanquis con 9-1 y Max Scherzer de los Nacionales con 10-1, parecían estar corriendo hacia la gran cifra. En ese momento, con el respaldo de consistentes baterías, era natural dar por un hecho que serían los primeros en llegar a 20 y continuar. Sin embargo, después de atravesar los primeros 10 días del mes de agosto, Severino y Scherzer, abrazados con 15-5, muestran “tranques” de 6-4 y 5-4 cuando la temporada entra a su etapa de desgaste.

Los cálculos viables

Podemos pensar con cierto factor de seguridad, que los dos conseguirán 20 triunfos en este 2018, pero dudar, es inevitable. Todo va a depender del cierre. Severino de corto trayecto, cuya máxima cifra de victorias ha sido de 14 en el 2017, recientemente superada entre mayúsculas dificultades, consecuencia de un bajón de rendimiento, no presenta referencias que nos puedan orientar, pero Scherzer, dos veces ganador de 20, si las ofrece en las temporadas del 2013 y 2016. En su primer aterrizaje con balance espectacular de 21-3 en ruta hacia el primero de sus tres Premios Cy Young, Scherzer ganó cuatro veces en agosto y solo dos en septiembre, y en el segundo, su forma de rematar temporada fue sencillamente con cuatro triunfos en agosto y cinco en septiembre, incluyendo una racha de 8 triunfos. Considerando esa actuación del 2016, lo de Scherzer, con posibles 11 aperturas por delante en busca de esas cinco victorias, parece garantizado, no así lo de Severino, pese a que la exigencia es igual y los Yanquis ofrecen un mayor respaldo, porque su dominio se ha debilitado.

Un reto mayor

Hay otros aspirantes. Los ganadores de 14 juegos, Corey Kluber de los Indios y Rick Porcello de los Medias Rojas, fallaron en sus últimas salidas, pero lanzando para dos equipos lideres de división, sus posibilidades de agregar seis triunfos son viables, sin alcanzar la dimensión de proezas. No se puede perder de vista a Carlos Carrasco y el restablecido Blake Snell, de Indios y Rays, ambos con 13 triunfos, en tanto mirando un poco más atrás, se necesita ser muy optimista alrededor de los ganadores de 12, que necesitan 8 victorias en sus probables 11 próximas aperturas. A simple vista, la apuesta segura, pese a que ha sido constantemente afectado por la falta de apoyo, es Scherzer de Washington, confiando en el enderezamiento de Severino, algo que los Yanquis necesitan. Queda por ver el impulso de Kluber y Porcello y cómo van a pisar el acelerador Carrasco y Snell. Dos de 20, Severino y Scherzer, es un buen cálculo.