•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ganando seis de sus últimos siete juegos, obviando dificultades atravesadas constantemente por su promocionado bullpen, sobre todo por parte de Aroldis Chapman y el recién llegado Zach Britton, los Yanquis de Nueva York, más que reanudar la persecución de los Medias Rojas de Boston en el Este de la Liga Americana, están consiguiendo mantener a prudente distancia a los equipos de Oakland y Seattle, serias amenazas en la batalla por las posiciones de comodín.

Y en este levante de voltaje, ganando seis de siete, los Yanquis han contado con el empuje proporcionado por el artillero Giancarlo Stanton, dueño de la más rápida velocidad de salida al ejecutar su swing, quien ha disparado cinco jonrones en los recientes seis partidos.

El equipo de Nueva York, derrotó 5-3 a Texas el sábado entre complicaciones de Chapman apuntándose su 30 rescate en beneficio de Dellin Betances, y el domingo, con buen trabajo del veterano C. C. Sabathia y el jonrón 30 de Stanton, quien pretende acercarse a los 50 con siete semanas de actividad pendientes, logró imponerse 7-2 fijando un balance de 74-43, el segundo mejor de las mayores después del registrado por Boston. Eso sí, preocupa a los Yanquis, que Zach Britton permita 5 carreras en 6 entradas y un tercio. No ha sido el factor de seguridad que se esperaba.

Ese ritmo de Boston

¿Cómo perseguir a Boston si da la impresión de ir a bordo de un águila? Ganando 9 de sus últimos 10 juegos, al ritmo de los truenos producidos por el furioso J. D. Martínez, quien llegó a 37 jonrones disparando dos el sábado contra Baltimore, los Medias Rojas llevan 85 triunfos en un alarde de efectividad, 11 más que los Yanquis, y no muestran la menor señal de flaqueza.

Con Mookie Betts, el líder de bateo de la Liga encendido, quien logró el ciclo durante uno de los juegos en la semana, más lo que produce Martínez superando desde tan temprano la barrera de los 100 remolques, y por supuesto los aportes de Boagaerts, Benintendi, y Steve Pearce, el equipo de Boston dispone de suficiente pólvora en respaldo de una rotación que ha recuperado a Chris Sale, ganador de su juego número 12, esperando que Eduardo Rodríguez salga de la lista de inhabilitados, mientras el zurdo David Price, se apuntaba el sábado con un pitcheo de solo ceros, su victoria 12 por 6 reveses, y el cerrador Kimbrel, llegaba a 35 rescates. El r
itmo de Boston ha sido frenético.

Flaquean brazos de Astros

La barrida de cuatro juegos registrada por los Marineros de Seattle frente a los Astros de Houston, saltando olímpicamente sobre una impresionante rotación que incluyó a Justin Verlander, Gerrit Cole, Charlie Morton y Dallas Keuchel, fue lo más llamativo del fin de semana en las Grandes Ligas.

En esa serie, realizó una exitosa reaparición con cinco ceros, el pinolero Erasmo Ramírez, quien lamentablemente no tuvo decisión en la victoria por 4-3 en 10 entradas, con el salvamento 46 del boricua Edwin Díaz en su salto al estrellato.

La distancia entre Oakland que vencía a los Angelinos y Seattle, era de juego y medio antes de la jornada dominical…El venezolano Jesús Aguilar de los Cerveceros, disparó su jonrón 29 de la temporada, en tanto el novato Ozzie Albies de los Bravos conectó su jonrón 21 y otro debutante de la misma franquicia Ronald Acuña llegó a 15 el domingo…Con 34 vuelacercas, persiguiendo a J. D. Martínez, se encuentran Khris Davis de Oakland y Jesús Ramírez de los Indios.