•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En una de tantas entrevistas ofrecidas a los medios de comunicación en México, el exjugador de Grandes Ligas Everth Cabrera, expresó que nunca imaginó volver a destacar en un nivel tan exigente como el de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

Y es que cuando el nandaimeño viajó a territorio azteca en marzo para unirse a los Algodoneros de Unión Laguna, ni él ni nadie creyó que con el pasar del tiempo sería cambiado a los competitivos Leones de Yucatán y que con este equipo se convertiría en campeón, siendo uno de los grandes protagonistas del título.

Tampoco imaginó Cabrera, ni nadie a su alrededor, que su enderezamiento y proyección sería tal que hasta se convertiría en el líder de los bateadores en el segundo campeonato de la LMB, aferrándose a la cima con una constancia ofensiva que le permite entrar a la jornada de hoy con un average de 423 puntos, perseguido muy de cerca por su compañero de equipo Leonardo Heras (.422).

Tan impresionante ha sido el accionar de Cabrera en el beisbol mexicano esta temporada, sobre todo en el actual campeonato, que la prensa de ese país hasta lo menciona como candidato con sólidos argumentos para los premios de Jugador Más Valioso y Retorno de Año de la LMB.

Quizá no sea una exageración, sobre todo si se toma en cuenta que el nicaragüense ha sido pieza fundamental para que su equipo sea el de más victorias (20-16) y se mantenga en la lucha por el liderato de la Zona Sur.

Cabrera, quien el domingo pasado conectó el imparable y empujó la carrera con la que su club dejó tendidos en el campo a los Guerreros de Oaxaca, ha sorprendido en el actual torneo por su llamativa consistencia en el cajón de bateo, pues desde el 5 de julio, cuando con tres imparables en cuatro turnos elevó su average a .444, su promedio ofensivo ha permanecido por encima de los 400 puntos. 

¿Resistirá cabrera?

Este gran empuje ofensivo le ha permitido al exjugador de los Padres de San Diego y de los Orioles de Baltimore mantenerse en la lucha por el liderato de bateo, sosteniéndose en la cima, pese al acecho de otros destacados artilleros.

Cabrera llega a la jornada de hoy como el mejor bateador con un promedio de .423, escoltado por Leonardo Heras, quien promedia .422 y un poco más distante de Yuniesky Batancourt, quien jugando para los Guerreros de Oaxaca batea para .401.

A falta de menos de un mes para que termine la ronda regular del segundo campeonato de la LMB, la interrogante es ¿resistirá Cabrera en la cima, sosteniendo su rendimiento al máximo nivel? Viéndolo batear tan consistentemente como lo ha hecho hasta hora, uno cree que sus posibilidades son muchas.

Es difícil dudar de un bateador que ha conectado al menos un imparable en 29 de los 35 juegos en los que ha participado, y que ha conseguido 21 partidos multihits. La estabilidad que Everth ha demostrado en el cajón de bateo es un argumento fuerte para considerar que no se derrumbará en el tramo final del campeonato. 

Pero Cabrera no solo está batallando por el liderato de bateo, pues su brillante frecuencia de 1.71 hits por juego le permiten entrar a la jornada de este martes con un total de 60 incogibles, la mayor cifra de la LMB. Sin embargo, al igual que por la corona de bateo, Everth deberá mantener el ritmo conseguido hasta ahora, porque muy cerca de él están Yuniesky Batancourt (59), Brian Hernández (56) y Olmo Rosario (55). 

Como añadido a todo este gran accionar ofensivo, Cabrera se ubica en el cuarto puesto de los artilleros con mejor porcentaje sobre las bases al registrar un promedio de .474. Ni Cabrera ni nadie a su alrededor se imaginó que impactaría tanto en el beisbol mexicano.