•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El campeón mundial de peso mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Cristofer González, viajó ayer rumbo a Belfast, Irlanda del Norte, donde el próximo sábado realizará la primera defensa de su título ante el local Paddy Barnes (5 victorias, 1 nocaut y 0 derrotas).

El pugilista nicaragüense, quien se convirtió en el campeón número 13 en la historia del país, partió a suelo irlandés en 114 libras, dos por encima de la categoría.  

 Cabrera se aferra a la cima

El pinolero se mostró muy confiado previo a su viaje y aseguró sentirse “ansioso” de estar “montado” en el ring el próximo 18 de agosto. “Gracias a Dios voy bien con el peso, actualmente estoy en 114 libras, solo dos por encima de la categoría.

Con esto siento que ya he vencido la primera prueba que es la báscula”, manifestó González, añadiendo que su estrategia ante Barnes será “ir siempre encima del rival, dominar round a round y tratar de no dejarme quitar la iniciativa. La intención es noquear a Paddy en el octavo o noveno episodio como máximo, y si podemos terminar antes mejor. Ojalá pueda acabar la pelea en el quinto o sexto asalto”.

Seguro del triunfo

“De Barnes lo único que sé es que es que participó dos veces en juegos olímpicos y que logró ganar medallas de bronce. Estoy claro que ha tenido una buena trayectoria en el boxeo amateur”, dijo González, quien considera que las armas de mayor peligro que posee el boxeador irlandés son el gancho al hígado y sus volados.

 Urbina llega a los mil imparables

Sin embargo, asegura cómo contrarrestarlo, pues en su preparación realizó sesiones de guanteo con el cuatro veces campeón mundial Román “Chocolatito” González, “quien posee un gran gancho al hígado, con Félix “El Gemelo” Alvarado, quien ejecuta muy bien los volados, y con Byron “El Gallito” Rojas y Marvin Solano, quienes pusieron a prueba mi velocidad”.  

González aseguró que pese a la crisis social y política que atraviesa el país pudo realizar una preparación exigente, por lo cual confía que podrá realizar una gran pelea. 

Cristofer venció al japonés Daigo Higa el pasado 15 de abril para ganar el título vacante de las 112 libras del CMB, en un combate en el que se dio a conocer como un boxeador bravo con grandes proyecciones.