•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Marineros de Seattle están realizando esfuerzos por encima de sus posibilidades reales, lo cual, naturalmente, es estimulante. Barrerle una serie de cuatro juegos a los Astros de Houston, no entraba en los cálculos de cualquier sensato. Enfrentando a Justin Verlander, Gerrit Cole, Charlie Morton y Dallas Keuchel, un cambio de golpes 2-2, hubiera sido considerado un éxito.

Seattle, impulsado por un largo rapto de inspiración, obviando lo “sospechoso” de sus brazos con excepción del látigo que ha agigantado esta temporada al relevista boricua Edwin Díaz, quien se apuntó cuatro remates en juegos consecutivos para llegar a 46, los de Seattle salieron ilesos sorprendentemente, acercándose a cuatro juegos de los punteros Astros y a juego y medio de Oakland, sublíder en el lado Oeste de la Liga Americana.

Erasmo Ramírez se convierte en un factor para esta pretensión Archivo\END

De pronto, la luz estaba de regreso en el vestidor de los Marineros agitando las esperanzas. Lamentablemente, Seattle fue vencido el lunes en el inicio de una serie clave de tres juegos con los Atléticos, distanciándose de ellos dos juegos y medio, aunque quedan pendientes siete semanas.

Una buena seña

Entre los motivos de esa restauración casi milagrosa frente a Houston, destacó el trabajo ofrecido por el nicaragüense Erasmo Ramírez, provocando impacto. Fuera de acción desde el 27 de abril después de ser golpeado por el bateo de los Indios de Cleveland con 9 hits, entre ellos 5 jonrones que produjeron 6 carreras limpias y deterioraron su efectividad hasta 10.24 a lo largo de 9 entradas y dos tercios, el pinolero atravesó por un largo proceso de restablecimiento y dejó dudas hace unos días en su última presentación en Triple A con el Tacoma, lanzando cuatro innings, permitiendo cuatro carreras consecuencia de seis imparables y dos boletos.

Nada para entusiasmarse, pero con Félix Hernández mostrando su brazo deshilachado, el timonel Scott Servais llamó a Erasmo para incluirlo en la rotación que retaría a los Astros de Houston. El nicaragüense solo permitió un corredor circulando en las primeras cuatro entradas y, en el quinto, con las bases llenas sin out, recetó un ponche y obligó a un roletazo para doble play, colgando un cero grandioso. Como era su primer trabajo de retorno, no continuó y, aunque dejó el juego ganado 1-0, quedó sin decisión.

Rotaciones en Ruinas

“Van a ver eso más a menudo”, dijo Erasmo, crecido después de esos cinco ceros en un momento en que todos los abridores de Seattle se tambalean en el alambre de la inseguridad sin red abajo. Marco Gonzales, máximo ganador con 12, fracasó la noche del lunes precisamente contra Oakland, por tercera apertura consecutiva, después de haber registrado una racha excitante de cinco victorias; Mike Leake no gana desde el 23 de junio, atravesando julio con tres reveses en cinco inicios, y sigue sin aportar en dos apariciones en agosto ¿qué les parece? Wade LeBlanc, con balance de 7-2, se defiende entre la mediocridad, registrando dos triunfos en sus recientes cinco decisiones; en tanto el venezolano Félix Hernández, derribado del liderato de staff, ha sido derrotado cuatro veces en sus últimas cinco aperturas.

Entre los motivos de esa restauración casi milagrosa frente a Houston, destacó el trabajo ofrecido por el nicaragüense Erasmo Ramírez, provocando impacto. Archivo\END

Incluso, el tirador de no hitter, James Paxton, considerado brazo número uno, ganador de 10 juegos, obtiene dos triunfos en sus recientes cinco decisiones. Todo eso dimensiona al relevista Edwin Díaz, salvador de  46 juegos con 1.98, como la figura cumbre de estos Marineros que tratan de abrirse paso hacia los Play Offs, con un pitcheo cojeante. Ya veremos si Erasmo Ramírez se convierte en un factor para esta pretensión. Es lo que espera Scott Servais.