•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al amanecer del día 2 de julio de este 2018, eran los Marineros de Seattle, no los Atléticos de Oakland la seria amenaza que no dejaba dormir a los Astros de Houston, ganadores de la última Serie Mundial. El equipo de Seattle rascaba la espalda del líder, solo medio juego detrás. El puertorriqueño Edwin Díaz asombraba con 32 rescates en las 46 victorias, Mitch Haniger echaba humo en el cajón de bateo, Jean Segura estaba metido en la pelea por el liderato en average y la rotación, sin Erasmo Ramírez, funcionaba respondiendo a las exigencias. La ventaja de Seattle sobre Oakland era de ocho juegos. No padecía el equipo de Scott Servais a su AS Robinson Cano, retirado por una sanción, ni preocuparse porque Félix Hernández se veía un poco desajustado. 

Ritmo alucinante

Pero, desde el 2 de julio al 14 de agosto, mientras los Marineros ganan 15 y pierden 21, los Atléticos se han agigantado con 26 triunfos y solo 9 reveses. Una brusca transformación que le permite a Oakland estar a solo un juego de los Astros, y mostrar tres y medio de ventaja sobre un debilitado Seattle, con tendencia a alejarse más. El empuje de los Atléticos ha provocado alarma en Houston. Un juego es casi nada de diferencia con casi siete semanas de actividad pendientes. Y los de Oakland están que no creen en nadie. Su desventaja respecto a los Yanquis de Nueva York en la lucha de comodines, es en este momento de tres victorias. 

DAVIS, EL MÁS TEMIBLE

El bateador más próximo a los 300 puntos en el lineup de Oakland es el antesalista de 25 años Matt Chapman con 280 de average, seguido de Jed Lowrie con 273 y Marcus Semien con 265; en jonrones, el líder del equipo es Khris Davis con 34, remolcando 93 carreras; es decir, un probable bateador de más de 40 vuelacercas y  más de 120 impulsadas… Uno se pregunta: ¿Cómo es posible que un equipo con solo un ganador de más de 10 juegos, el zurdo tirador de No Hitter Sean Manaea, con 11, y un relevista, Lou Trivino con más victorias que cualquiera de sus otros abridores, esté amenazando tan decididamente a Houston, que se jacta de disponer del mejor quinteto de abridores de las mayores? Hay mucho mérito para Blake Treinen, el salvador de 32 juegos. 

Una intriga latiendo

Por ahora la pregunta e: ¿Será capaz Oakland de tumbar a los Astros de la cima en el Oeste de la Liga Americana? Cuesta creerlo, pero ahí están los resultados mostrando un crecimiento imprevisible. En la serie de fin de semana, precisamente contra los Astros, con el liderato zonal en disputa, los Atléticos utilizarán el viernes a Edwin Jackson con balance de 4-2 y 2.48 en carreras limpias; Trevor Cahill (4-2 y 3.39) y Sean Manaea (11-8 y 3.44). Houston confía en que su poderoso staff, no va a flaquear como ocurrió frente a Seattle, sufriendo una imprevista barrida en cuatro juegos. Empujar hacia atrás a Oakland, es la misión de los aturdidos Astros, que no quieren ni imaginar la posibilidad de jugarse la vida en un juego entre comodines a vencer o morir. ¿Podrán hacerlo?