•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Creímos que Marcelo recibiendo destapado en el corazón del área en el minuto 91, podría destrabar el 2-2 que empujaba la intriga a tiempo extra, pero su intento de tijera en lugar de tener la sangre fría para amortiguar la pelota y de inmediato apretar el gatillo, terminó fracturado, un poco ridiculizado, y la posibilidad dorada del Real Madrid se esfumó.

En la extensión, en el minuto 97, Saúl, de volea, con un arponazo zurdo, enderezó un centro corto hacia atrás de Thomas y reventó las redes de Keylor Navas, adelantando al Atlético 3-2. En ese momento se apagaron las luces en el Real Madrid que, aturdido, recibió la puñalada definitiva cuando Costa en el 104, siempre Costa, con su astucia, dejó a Carvajal jugando solitario y se escapó por la izquierda, retrasó a Vitolo, quien sin pérdida de tiempo deslizó la pelota hacia la derecha. Koke, entrando al área, soltó el latigazo que deja sin chance a Keylor estableciendo el 4-2. El Real estaba destruido y su esfuerzo en los últimos 15 minutos terminó desvaneciéndose en la nada. La Supercopa de Europa tenía un legítimo dueño: el Atlético de Simeone. 

Costa, borra desventaja

El gol madrugador de Costa antes de completarse el primer minuto encumbró al Atlético. Iniciar un duelo de este tipo, con ventaja del equipo más guerrillero, tenía un gran significado. Sin terminar de acomodarse en la cancha, el Real Madrid estaba obligado a remar cuesta arriba. Godín, desde atrás, envió una pelota por elevación hacia Costa por la derecha.

3  TÍTULOS  de Supercopa de Europa ha conquistado el Atlético de Madrid en su historia. AFP\END

Ramos quiso evitar que el hispano-brasileño manejara el balón por arriba, pero quedó fuera de foco mientras Costa iba a buscar su propio pase y desajustaba el intento de freno de Varane, disparando con violencia sobre Keylor, que atendía el poste derecho. “¿Por dónde pasó?”, preguntó el tico, mientras Costa celebraba el 1-0…El Real Madrid sacudió su cabeza, revisó sus piernas, sus ganas y su capacidad de lucha.

Fue al frente decididamente y, en el minuto 16, Marcelo desequilibra por la izquierda, entrega a Asensio, pero Oblak, ese gran arquero, frustra el taconazo de lujo que empataba el juego. En el minuto 26, Bale se exhibió con una de sus llamativas cabalgadas “pura sangre” por la derecha y envía un centro que Benzema clava con certero cabezazo para el 1-1.

Además: El Barcelona de Messi vence 3-0 a Boca para conquistar un nuevo Gamper

A los 62, una mano de Juanfrán es sentenciada con disparo desde los 12 pasos que ejecuta y concreta Ramos para el 2-1, pero en el 78, Costa establece el 2-2 cuando Marcelo recupera para el Atlético un balón que salía y facilita una maniobra a tres toques, con Correa haciendo un trazado a Costa, que remata de zurda en el área pequeña para el 2-2 y el alargue, con dos goles decisivos ya relatados.

Primeras señales

¿Qué es lo que vimos en estas primeras señales? Mejor el Atlético con menos posesión de balón 42-58%, y menos trazados correctos 449-651. Obviamente, un par de grandes atajadas de Oblak fueron incidentes, pero más la funcionalidad de una defensa jefeada por Godín. Se puede argumentar que Cristiano hizo falta, lo cual no se discute, pero con el portugués, el Real terminó tercero en la Liga y fue eliminado en la Copa del Rey. Ayer, el equipo blanco, todavía con Modric oxidado, Isco necesitado de mejor sintonía y Kroos sin mostrar su nivel, pudo hacer más. El Atlético se perdió de vista por largo rato, pero el Madrid necesitaba colocar más presión.

El Real Madrid sacudió su cabeza, revisó sus piernas, sus ganas y su capacidad de lucha. AFP\END

El mayor problema de la tropa de Lopetegui fueron las fallas en el fondo. Todos, sin excepción, vivieron momentos de flaqueza: Ramos, Varane, Carvajal y Marcelo. Y en cada caso el precio fue muy alto. No se vio al mejor Griezmann reemplazado por Correa, más incisivo. La figura estelar fue Diego Costa, no solo por sus dos goles, sino por el accionar que desplegó, y se mostró Vitolo. Aún con sus intermitencias, el Atlético mereció la victoria, pero este Real Madrid va a funcionar mejor, mucho mejor.