•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando manejas un equipo metido de lleno en la pelea por el banderín divisional y cada vez que vuelves a mirar hacia tu bullpen no encuentras nada a que aferrarte, te sientes indefenso, tragado velozmente por el pantano. Es lo que ocurre en estos momentos con el timonel de los Dodgers Dave Roberts. La pérdida de su as del relevo corto, Kenley Jansen, es mucho más grave, pero mucho más, que el golpe recibido el año pasado cuando se quedó por cinco semanas sin la escopeta zurda de Clayton Kershaw, finalmente máximo ganador de la Liga Nacional con 18 y, además, líder en efectividad, aunque sin premio Cy Young pese al liderazgo sostenido de su equipo. Con 32 rescates, Jensen registra el 91% de ese bullpen. París sin la Torre Eiffel, así se sienten los Dodgers con 40 juegos pendientes y derribados del primer lugar por los Cascabeles de Arizona, tratando de permanecer abrazados en el segundo puesto, a juego y medio, con los Rockies de Colorado.

Racha de naufragios

Consideren esto: desde que Jensen salió de circulación, los Dodgers han visto erosionar su bullpen cuatro veces en forma consecutiva y el miércoles 15 sobrevivieron en forma casi milagrosa después de una estupenda labor de seis ceros del abridor Hyun-Jin Ryu frente a los Gigantes de San Francisco, en una victoria por 4-3 a lo largo de 12 entradas. El joven de 21 años Caleb Ferguson permitió tres carreras en apenas dos tercios de inning, el juego se empató 3-3 en el inicio del octavo y con la pesadilla de regreso, Pedro Báez fue capaz de colgar dos ceros para sacarle provecho al flay de sacrificio de Brian Dozier empujando a Yasmani Grandal. La pregunta “¿en quién confiar?” atormenta a Roberts día y noche. Russ Stripling enviado al bullpen también está en la lista de inhabilitados y Kenta Maeda, aún consciente de la necesidad, se muestra molesto por haber sido sacado de la rotación. Para los Dodgers, utilizar cinco o seis brazos detrás del esfuerzo de cada abridor es un sufrimiento mayúsculo.

La inutilidad de todos

El problema es como quedarse sin municiones en plena guerra. Ningún abridor de los Dodgers ha podido completar juego esta temporada a lo largo de 122 aperturas, y precisamente en el mes de agosto su bullpen se derrumba con 7.15 en carreras limpias, una cifra tenebrosa. El relevo de los Dodgers estuvo mal en el propio inicio con 4.69 en abril, pero mejoró en julio, mientras el equipo en cerrada lucha, se sostenía en la cima del Oeste. En ese mes, el bullpen de los Dodgers registró 2.61, la segunda efectividad de la Liga en ese trayecto. A Roberts, golpeado por la desesperación, le da lo mismo traer a cualquiera, porque siempre va a cruzar los dedos en cada lanzamiento. JT Chargois, Erik Goeddel, Scott Alxander, Caleb Ferguson, Pedro Báez, Josh Field, Daniel Hudson por regresar, Dylan Floro, ¿qué importa quién sea si el caos está garantizado? Mientras tanto, se espera con todas las velas de la esperanza encendidas, que Jensen esté disponible en septiembre. Si eso no ocurre, los Dodgers están fritos.