•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A falta de un bateo que se caracterice por su consistencia y explosividad, los Toros de Chontales y la Costa Caribe, líderes de sus respectivos grupos tras las dos primeras jornadas de la segunda vuelta del Germán Pomares, han basado su éxito en un sólido picheo que ofrece garantías. No en vano estos dos equipos son dueños de los dos staff de lanzadores más efectivos y dominantes del campeonato, un aspecto que ha favorecido su marcha triunfal en el torneo y que les permite perfilarse como serios candidatos a la siguiente ronda. 

Chontales presenta una ofensiva que batea para .268, la cuarta mejor cifra entre los  equipos que juegan en esta segunda ronda, pero su picheo es el mejor de todos al ostentar una efectividad de 2.01 producto de permitir 63 carreras limpias, la menor cantidad de todo el campeonato, en 282.1 episodios. Sumando lo hecho en la primera etapa y lo que va de la segunda vuelta se obtiene que los Toros son dueños del staff de lanzadores con más victorias (26) y juegos salvados (14) de la competencia. 

Asimismo, los tiradores chontaleños son los que menos bases por bolas otorgan con 72, ocupan el tercer puesto entre los que más ponches propinan con 212 y se ubican en la cuarta plaza de las novenas que menos imparables (232) reciben desde que se puso en marcha la temporada. Sin duda alguna, cuando se habla del picheo de la tropa que dirige Omar Cisneros, se está haciendo referencia a un grupo de lanzadores en gran momento. 

Los Toros cuentan con un picheo tan dominante que se dan el lujo de tener a los dos máximos ganadores de la temporada, Erasmo Reyes (9-0) y José David Rugama (7-4); al sublíder en efectividad, el recién llegado refuerzo Elvin García (0.93); al tercero en ponches propinados, Erasmo (52); y al primero en juego salvados, el enrachado Apolinar García (11).

Dominantes

Por su parte, el picheo caribeño no se queda atrás y sus estadísticas también son impresionantes. Su promedio de carreras limpias permitidas de 2.37 es solo superado por el de los Toros de Chontales y sus 257 ponches propinados es la máxima cifra de todo el campeonato. Los lanzadores costeños permiten 82 carreas limpias en 311.2 innings lanzados y sus rivales les batean para un promedio de 218 puntos, la segunda cifra más baja del torneo. De igual forma, tienen la tercera mayor cifra de victorias con 23 y son el séptimo equipo que menos hits (245) permite desde que se puso en marcha la campaña. Eso sí, los pícheres caribeños son los que más bases por bolas otorgan (140) después de los carabineros de los Indios del Bóer (148).

Tomando en cuenta estos excelentes registros y que entre sus filas tiene a dos de los tres mejores pícheres en cuanto a efectividad se refiere, el líder Ernesto Glasgon (0.44) y Wilfredo Pinner (1.04), no hay forma de poner en tela de juicio la gran temporada que está atravesando el picheo costeño.