•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Furioso. Desde Irlanda del Norte, Cristofer “El Látigo” González, ha dejado claro su descontento contra Paddy Barnes. La pelea de esta tarde (2:00 p.m.) no solamente es una simple defensa de su título, sino que el asunto pasó a ser más personal, pues al nica lo tiene molesto las declaraciones burlescas y ofensivas del norirlandés, quien ha intentó menospreciar a González en días previos al decir que este pelea en alcantarillas de Managua.  

“Pienso jugar sicológicamente con Barnes, quiero burlarme de él, pienso noquearlo antes del séptimo asalto. Se ha pasado en sus comentarios, dice que nosotros venimos de unas veladas de alcantarilla en Managua, eso me molestó, el asunto es entre los dos, pero se pone a mencionar al país, no me gustó, eso lo llevo adentro y me voy a desahogar en el ring”, dijo ayer González en una entrevista que concedió al colega Bayron Saavedra. 

Denuncia anomalías. En el equipo de trabajo de González no están contentos por el trato recibido en Irlanda del Norte. Las discretas condiciones y el trato poco cortés van desde el hotel donde los hospedaron hasta la negativa de prestarles un gimnasio. Cristofer dice que el día del cara a cara, el jueves, le hicieron subir varios escalones para llegar a la parte superior del estadio donde se hicieron las fotos. Barnes llegó en ascensor. 

También Cristofer se quejó porque ayer solamente le dejaron subir a la báscula con uno de sus entrenadores y cuando le tocó el turno a Barnes, a Herrera le negaron la posibilidad de confirmar que el norirlandés marcó la categoría. “No me importa si dio el peso, igual voy a noquearlo”, indicó González.

Supera la báscula. Respecto a la ceremonia de pesaje, el nica no tuvo problemas. Otra vez dio una cátedra de responsabilidad al marcar 111.2 libras. Barnes supuestamente pesó 112 exactas. Y digo supuestamente porque tomando en cuenta las palabras del nica, todo indica que el norirlandés llegó excedido y en una jugada sucia lo protegieron para que no se desgastara.

Así que con esto se confirma que Cristofer tendrá en contra a los organizadores, el público, y los jueces. Ojalá esto no le perjudique y pueda regresar con el título a casa.

Dedica pelea. Cristofer estará dedicando su combate al bebé de su esposa que viene en camino. También se la dedica a Rommel Cisneros, hermano de la esposa de su tío Roger González. Cisneros lamentablemente falleció hace un mes en un accidente de tránsito. Otra persona que no olvida Cristofer es a su tío Rogelio, el hombre que le enseñó a tirar golpes y el que profetizó que sería campeón mundial. 

Hoy en la casa de Cristofer esperan celebrar el triunfo de su campeón. Habrá un buen ambiente con los vecinos en la Colonia Nicarao.