•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde Carl Yaztremski de los Medias Rojas de Boston en 1967, el beisbol no conocía un Triple Corona. Hasta que apareció en escena el venezolano Miguel Cabrera en el 2012, 45 años después. A los 29 años, el artillero de los Tigres golpeó las puertas de la historia, y al abrirlas bruscamente, se convirtió en el número 14 de la era moderna y 15 de todos los tiempos, en conseguir la proeza, desconocida “en vivo” para las nuevas generaciones de aficionados. ¡Por fin un latino! gritamos a pulmón abierto, admirados de ver a Cabrera juntar un porcentaje de 330 puntos con 44 jonrones y 139 impulsadas, mostrándose como el nuevo “Dinosaurio”. Solo Rogers Hornsby de los Cardenales en la Liga Nacional, y Ted Williams de los Medias Rojas en la Americana, han repetido como ganadores de la Triple Corona, y Cabrera, de no ser afectado por las lesiones, parecía ser capaz de hacerlo.

A seguir sus huellas

Lo que nunca ha ocurrido, es ver en la misma temporada, un ganador de la Triple Corona en cada Liga. Y esa posibilidad, considerada remota desde la época de los Césares, está danzando frente a nuestras ventanas en este 2018. El artillero de los Medias Rojas de Boston J. D. Martínez, y Nolan Arenado de los Rockies de Colorado, se encuentran en persecución de una de las más difíciles proezas del juego, equivalente a cortar las cabezas de la Hidra de Lerna por parte de Hércules según el relato mitológico. Con algo más de seis semanas pendientes, unos 39 juegos, Martínez es sublíder de bateo en la Liga Americana separado 19 puntos de su compañero de equipo Mookie Betts, quien registra 352 puntos, y se encuentra instalado en la cima de los jonroneros con 37, apenas uno más que el insistente José Ramírez de los Indios, y encabeza los empujadores con 104, cifra que le proporciona ventaja de 11 sobre Khris Davis de Oakland; en tanto Arenado, es tercero entre los bateadores de average de la Liga Nacional con 310, vien
do al líder Freddie Freeman de Atlanta con 323, es segundo en jonrones con 30, detrás de Matt Carpenter con 33, y empujando 84 carreras, se encuentra cinco detrás de las 89 logradas por Javier Báez de los Cachorros.

Babe Ruth nunca pudo

El reto es tan exigente, es que lo probable es que ninguno de ellos pueda conseguir la espectacular proyección, sin embargo, conociendo el potencial de ambos, no hay que perderlos de vista en cada uno de sus turnos al bate…Quien logre dar el salto a la grandeza, se juntará con Paul Hines del Providence Grays (1878); Tip O´Neill de la Asociación Americana (1887); Hugh Duffy, Bravos de Boston (1894); Nap Lajoie,  Atléticos de Filadelfia (1901); Ty Cobb, Tigres (1909); Rogers Hornsby, Cardenales (1922 y 1925); Chuck Klein, Filis (1933); Jimmie Foxx, Atléticos de Filadelfia (1933); Lou Gehrig, Yanquis (1934); Joe Medwick, Cardenales (1937), último en la Liga Nacional; Ted Williams , Boston (1942 y 1947); Mickey Mantle, Yanquis (1956); Frank Robinson, Orioles (1966); y Carl Yaztremski, Boston (1967)…Raramente, el más grande bateador de todos los tiempos, Babe Ruth, quien falleció en 1948, nunca lo logró. ¿Cómo fue posible que alguien tan inmenso como una montaña en su devastador accionar ofensivo, no pudo atrapar 
siquiera una Triple Corona? Claro que llegó a arañar la posibilidad, y lo hizo siete veces, pero siempre se quedó corto en algo, lamentablemente.