•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la casa de Cristofer “El Látigo” González se sigue viviendo la misma emoción por ver al muchacho arriba del ring como en los viejos tiempos cuando no era monarca. Ayer en la Colonia Nicarao, los preparativos para ver la primera defensa del campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), comenzaron desde las primeras horas de la mañana.

Con doña Julia González, mamá de Cristofer, al mando del barco, los preparativos salieron a la perfección. A mediodía la yuca había reventando, el chicharrón estaba listo, y la ensalada preparada. El vigorón esperaba por los vecinos que llegaron desde las 12:30 del mediodía a ver el combate. También asistieron algunos boxeadores como Hilton Tercero. 

De fondo en una de las paredes del patio delantero, un banner gigantesco con la foto de Cristofer, adornaba el escenario. Habían fotografías recortadas del peleador, trofeos, y cinturones regionales que ganó antes de ser campeón mundial. No podía faltar la pantalla, donde verían al muchacho en acción. 

El campeón hizo su aparición inesperadamente a la 1:00 p.m., una hora antes de lo anunciado en la transmisión de Canal 4. Mientras caminaba del camerino al ring, los gritos de los amigos y familiares no se hicieron esperar, coreando el nombre de Cristofer, entre aplausos y un bullicio ensordecedor. 

Gritos ensordecedores 

Sonó la campana y los gritos de: ¡Vamos Cristofer! ¡Dale Cristofer! ¡Eso flaco!, no se hicieron esperar. Como si el muchacho estuviera escuchando el apoyo de sus amigos y familiares, comenzó a conectar con violencia a Barnes, despertando la excitación y esperanzar de ver a su campeón finiquitar velozmente el enfrentamiento. En el cuarto round, llegó la explosión de júbilo, la derecha en forma de cuchillo de Cristofer conectada a Barnes, trajo tranquilidad a los familiares y amigos. La pelea se había terminado. Los abrazos no se hicieron esperar, el rey de la casa triunfó nuevamente. 

Ahora sus familiares esperan con ansias el regreso del campeón mundial. “Gracias a Dios mi hijo salió con las manos en alto, esperaba un nocaut en el quinto asalto, tenemos campeón para rato. Con esta victoria se ha graduado en el boxeo, el reconocimiento mundial será mucho mayor”, dijo doña Julia, mamá de Cristofer, visiblemente emocionada por este nuevo éxito de su hijo.