•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
¿Cuándo fue la última vez que los Rangers de Texas fueron vistos en acción en los Play Offs? ¡Diablos, hace tanto tiempo! En 1999, el mundo seguía siendo redondo, pero los esteroides no habían hecho explosión. Pedro Martínez estaba en la cima y Nomar Garcíaparra ganaba el título de bateo de la Liga Americana, mientras Mark McGwire continuaba impactando descargando 65 jonrones, y Texas, con 95 victorias, avanzaba a la postemporada para enfrentarse a los Yanquis.

Esos Rangers tenían a Iván Rodríguez detrás del plato, Rafael Palmeiro y Juan González en el centro del line-up, Royce Clayton en el short, Todd Zeile en primera, una rotación encabezada por el ganador de 18 juegos Aaron Sele, y completada por Mike Morgan, Rick Helling, Jeff Zimmerman, y Esteban Loáiza combinándose con John Burkett como quinto brazo, en tanto John Wetteland, salvador de 43 juegos, se encargaba de los cierres.

Con “El Duque”, Pettite y Clemens, los Yanquis de aquel 1999, pasaron al galope encima de los Rangers concretando una rápida barrida. Desde entonces, en Arlington no saben lo que es abrir las puertas para un juego de Play Off.

Esta semana, derrotando dos veces a los Marineros, estos Rangers saltaron al liderato del Oeste, con una pequeña ventaja sobre los favoritos para dominar la zona, Angelinos de Los Angeles. Lo clave, ha sido el resurgimiento de su pitcheo abridor, pese a que Vicente Padilla sigue recortado en un triunfo, pero con los últimos 15 innings más consistentes. Kevin Milwood y Brandon McCarty han logrado tres triunfos cada uno, en tanto Matt Harrinson y Scott Feldman consiguen dos, y el rematador Frank Francisco, lleva 9 salvamentos. Ojo, tengan en cuenta el retorno de Kris Benson (1-1 y 8.36 en tres inicios), quien se supone, va a ser un pilar importante.

Hasta ayer, los 50 jonrones de Texas era la cifra más alta en las Mayores, y sus 157 carreras producidas, la tercera de la Liga, igual que su .281 como average colectivo; pero en pitcheo la lectura es otra, porque su mal arranque, sigue siendo graficado en ese 5.27 en carreras limpias, con 38 jonrones en contra.

La gran figura ofensiva no es Hamilton –explosivo en el 2008 y actualmente en la lista de inhabilitados, afectado por un severo problema muscular-, sino el intermedista Ian Kinsler con .325 puntos, 9 jonrones y 25 remolques, con el ruidoso acompañamiento de Michael Young (.336, 7, 16) y el de Nelson Cruz (.295, 7, 20), lo que indica que cuando Hamilton regrese un día de éstos, la capacidad de agresión de esa parte central va a crecer todavía.

Marlon Byrd con .330 puntos y 16 empujadas, muestra su importancia, así como es visible el aporte del inicialista Chris Davis, con pobre porcentaje, pero disparando 7 jonrones y produciendo 14 carreras. Hank Blalock es siempre una amenaza, y Saltalamacchia, no puede ser subestimado ofensivamente. ¡Ah!, otra pregunta: ¿Qué les ha parecido el venezolano Elvis Andrus en el campo corto con la tutoría de Omar Vizquel? Fildeando ha respondido a las expectativas y bateando continúa su aprendizaje.

Nunca perdemos de vista a Texas por la presencia de Padilla, pero hoy, las expectativas están creciendo alrededor de la posibilidad de verlos regresar a los Play Offs.