•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El flamante campeón mundial de boxeo, Cristofer González, explicó hoy cuál era su estrategia para vencer al norirlandés, Paddy Barnes, y admitió que tuvo una poderosa sed de venganza para noquear a su oponente.

Dos días después de noquear en cuatro asaltos a Barnes, para defender con éxito su corona de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), González regresó hoy a Nicaragua y en sus primeras declaraciones en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino agradeció a los aficionados por su apoyo.

También explicó la estrategia que utilizó para tumbar a su rival y aseguró que desde que vio a Barnes retorciéndose en la lona, sabía que el triunfo era suyo.

Cristofer González saluda a fanáticos. Nayira Valenzuela/END

“Me siento muy agradecido con el pueblo nicaragüense por su apoyo y porque siempre creyeron en mí. Miré en redes sociales una encuesta en la que me ponían como favorito 87-13 sobre Paddy Barnes, eso me motivó. Todos creyeron en mí y les correspondí con un triunfo”, dijo el pugilista, quien ahora tiene 28 triunfos en su carrera profesional.

La pelea

Sobre el combate, Cristofer manifestó: “Subí al ring con ganas de darle con todo a Barnes por lo que había dicho de mí y porque le había ganado a Eliécer Quezada (nicaraguense). Gracias a Dios pude vencerlo dándole un trago de la misma medicina (nocaut) que él le recetó a Quezada”.

“Mi objetivo era noquearlo en el séptimo o el octavo asalto, cuando ya se quedara sin condiciones. La estrategia era tirarle con todo en los primeros cuatro rounds para dejarlo sin piernas y a partir de entonces buscar como eliminarlo. Gracias a Dios el nocaut salió más temprano”, dijo el puglista a periodistas de los medios oficilistas en el salón VIP de la terminal aerea, sitio al que los medios independientes les negaron el acceso.

El púgil Cristofer González volvió hoy a Nicaragua, tras defender su título de las 112 libras. Nayira Valenzuela/END

En relación con el momento en el que su rival se retorcía en la la lona a causa del dolor provocado por el potente golpe que le conectó para noquearlo, González señaló que “desde que lo miré que se estaba retorciendo supuse que no se levantaría y pues así fue. Mi golpeo constante a la zona de los bajos le hizo mucho daño y fue clave para tumbarlo temprano”.

Cristofer González se convirtió en el campeón mundial número 13 en la historia de Nicaragua, el 15 de abril del 2018, cuando noqueó en nueve asaltos al sólido monarca japonés, Daigo Higa.