•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cristofer “El Látigo” González, el flamante campeón mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ya está en Nicaragua, tras defender su corona en Belfast, Irlanda del Norte, donde noqueó a Paddy Barnes.

Ya instalado en la casa de su mamá, doña Julia González, en la Colonia Nicarao, Cristofer habló con más calma sobre su triunfo del sábado, confesó su deseo de unificar títulos y pelear en Nicaragua antes de que finalice el año. 

“Quiero unificar títulos, estoy para enfrentar a cualquiera, pero me gustaría pelear con un japonés. En Japón te tratan bien, son respetuosos, en Irlanda me hicieron muchas jugadas sucias”, dijo Cristofer, quien se quejó de un sinnúmero de irregularidades en Irlanda del Norte, donde le hicieron la vida imposible para desgastarlo previo al combate.

También agregó que “le comenté a mis manejadores que quería pelear en Nicaragua, me gustaría que montaran un evento bonito, una pelea a 10 asaltos, para darle un buen show al público. Si no me sale un combate en el extranjero, buscaría un permiso para pelear aquí”.

Cristofer junto a su mamá, en la Colonia Nicarao.

Siguiendo al pie de la letra las palabras de González respecto a la unificación de títulos, los dos rivales que aparecen en el tapete son los japoneses Sho Kimura, campeón 112 de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y su retador, el bicampeón mundial Kosei Tanaka. Si los pronósticos se cumplen, Tanaka debe destronar a Kimura y convertirse en un potencial rival de González. 

Sigue en peso mosca 

El muchacho de la Colonia Nicarao se refirió a un posible choque con el inglés Andrew Selby, retador mandatorio del CMB. No obstante, Selby al parecer no está en los planes inmediatos del nica, pues un pleito con un taxista le ocasionó un mar de dificultades legales y ahora debe esperar la sentencia de la Corte del Reino. 

“La pelea de preparación era hacerla en 115 porque solo quería defender el título con Barnes y subir supermosca. Hablé con mi equipo y me aconsejaron quedarme en 112, la verdad no me está costando el peso. Mis intenciones era buscar al tailandés Srisaket Sor Rungvisai”

“Respecto a Selby, no nos han mencionado nada, tengo entendido que tiene problemas legales. Si me enfrento a Selby sé que desde que arranque el combate va a correrse, no obstante, en una segunda pelea sería totalmente diferente, ahora tengo más confianza, estoy aprendiendo a cerrar espacios, así que buscaría como noquearlo, no se me escaparía”, refirió el campeón. 

Nocaut planificado 

Cristofer hizo una valoración del combate contra Barnes y reconoció que no esperaba que finalizara tan pronto. “Creí que lo noquearía entre el sexto y séptimo round, me siento contento con el objetivo cumplido. No me sorprendió que Barnes se quedara parado a pelear, ellos quieren parecerse a nuestro estilo de ser aguerrido, pero eso es un error, porque tienen poca pegada y apuestan a su velocidad”.

“No sentí la pegada de Barnes. Estaba enfocado en noquear, combiné abajo y arriba, eso lo hice durante los cuatro rounds, incluso los dos golpes que trabajamos para poder noquear fue la recta de derecha y el gancho, estaba planificado”, señaló. 

Desde el 15 de abril cuando se coronó contra Daigo Higa en Japón, Cristofer asegura que su rutina no ha cambiado demasiado. Mantener los pies sobre la tierra, con la humildad como principal virtud es su deseo, no volviéndose loco por la fama, el dinero y la posición que tiene en la actualidad.

 “Ahora tengo mejores comodidades, pero lo demás sigue igual, trato de evitar malas influencias, muchas invitaciones a discos, trato de mantener a mi lado a las personas que siempre están conmigo y tratar bien a los demás”, finalizó. El campeón descansará 13 días y regresará al gimnasio en la primera semana de septiembre para retomar los entrenamientos junto a su equipo de entrenadores encabezado por Gustavo Herrera, Wilmer Hernández y Róger González.