•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El guion se llevó al escenario sin mayores cambios. El Walter Ferretti, luciendo ampliamente superado, perdió con marcador de 3-1 el juego de ida de los cuartos de final de la Liga Concacaf ante el club panameño Tauro FC.

Un Ferretti despojado del balón tras el silbatazo inicial y hasta el final de juego, luciendo consecuentemente sin idea y con cero gramos de agresividad, quedó contra las cuerdas en la eliminatoria y buscará cambiar la sentencia en el partido de vuelta que se jugará el próximo jueves. Las probabilidades de conseguirlo son mínimas, sobre todo después de lo visto anoche en el estadio Rommel Fernández.

Desde el propio inicio del encuentro la postura de ambos equipos quedó plasmada con total evidencia. El Tauro, como estaba previsto y como suele ser su estilo de juego, se lanzó en busca del balón y lo dominó a placer.

El Walter Ferretti, por su lado, no tuvo más que resistir las constantes embestidas del rival y resignarse a buscar la esférica sin conseguir grandes resultados. La superioridad mostrada por el club panameño, desbordando primero con gran insistencia por la banda izquierda y luego por la derecha, rindió su primer fruto en el minuto 12, cuando tras una jugada de siete toques próximos al área, enloqueciendo a la defensiva ferretista, cayó el primer tanto cortesía de Jesús González, quien de pierna izquierda sacó un disparo con la potencia necesaria para dejar sin nada que hacer a Denis “el pulpo” Espinoza.

Morais empata de penal

Hasta la caída del primer gol del encuentro, el club nicaragüense había sido borrado por completo del terreno de juego. El Tauro, con su eficiente manejo del balón, se había convertido en el amo y señor del encuentro.  

Sin embargo, en uno de esos momentos en los que el Walter Ferretti decidió tomar riesgo y aventurarse, consciente de que no le convenía estar abajo en el marcador y seguir encerrado en su propia área,  consiguió aproximarse al área rival por primera vez  en el minuto 20, sin generar un peligro mayúsculo.

No obstante, un minuto más tarde, el club pinolero se convirtió en más que una amenaza en apenas su segunda visita a la zona del Tauro. El atacante Erick Aguirre bajó muy bien un balón dentro del área y mientras buscaba tener mejor opción de disparo recibió una falta de Rigoberto Niño.

El árbitro decretó la pena máxima sin dudarlo y el brasileño Bruno Morais definió hacia la derecha del portero Óscar McFarlane, quien voló erradamente hacia su izquierda. Así se logró el 1-1.

Dos estocadas más 

La primera la clavó Armando Polo tras un tiro de esquina y una salida floja del “pulpo” Espinoza para poner el 2-1 en el minuto 42 y la segunda fue obra del árbitro central, quien al 84 marcó una mano inexistente dentro del área y Edwin Aguilera con un disparo frío puso el 3-1 definitivo.

El Ferretti terminó el encuentro con nueve hombres en el terreno de juego, pues por escupir a un rival Rafael Almeyda fue expulsado en la primera mitad  y por una entrada fuerte Jason Castellón recibió tarjeta roja al minuto 85.

A esto súmenle que los rojinegros se quedaron desde el 51 sin “el pulpo”, quien salió por dolencias en uno de sus pies. De tal manera que víctima del mejor futbol de sus rivales, de la falta de compromiso de jugadores como Almeyda y de la injusta pena máxima dictada por el árbitro, el Ferretti está prácticamente sentenciado en esta eliminatoria.