•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la cima de sus 31 años, el fiero bateador cubano José Abreu, de los Medias Blancas de Chicago, acostumbrado a no dejar títere con cabeza en la colina de enfrente, está coexistiendo con el inmenso dominicano Albert Pujols, actualmente funcionando con los Angelinos de Anaheim, y seguramente ha escuchado lo suficiente sobre Joe DiMaggio, el formidable e inolvidable Yanqui Clipper.

Ellos son los dos únicos bateadores en la historia del béisbol, que se han extendido con 25 o más vuela cercas y 100 o más remolques, durante sus primeras cinco temporadas. Esa era la pretensión de Abreu en esta temporada, y era una posibilidad latente, hasta hace unos días, cuando tras someterse a una cirugía ambulatoria en la parte baja del abdomen, fue retirado por 15 días del cajón de bateo con 22 cuadrangulares y 78 impulsadas, quedándole cuando retorne a la trinchera, cuatro semanas pendientes.

Novato del año

Debutando en el 2014 con 27 años, una edad no apropiada para un novato, pero forzado por las circunstancias retando las dificultades de salir de Cuba, Abreu, un poderoso bateador derecho que dejó huellas imperecederas con la Selección de la isla, provocó impacto conectando 36 jonrones y empujando 107 carreras mientras registraba 317 puntos, haciéndose merecedor de la distinción de Novato del Año con los Medias Blancas; continuó con 30-101 en el 2015, 25-100 en el 2016 y 33-102 el año pasado.

A diferencia de las cuatro temporadas anteriores, el ritmo jonronero de Abreu no ha sido ruidoso: inició bien disparando 6 en abril, pero decreció a 3 en mayo, y siguió con 3 en junio, levantando ligeramente su voltaje en julio conectando 4, y saltando a 6 en Agosto hasta el día 21, con posibilidades de agrandar la cifra. Con la cirugía, esa posibilidad se desvaneció.

Súper Pujols

Tanto DiMaggio y Pujols, fueron más allá. Joe registró seis temporadas consecutivas con más de 25 y 100, entre 1936 y 1941, antes de ser enviado al Servicio Militar, mientras Pujols, impresionante, lograba estirarse 10 campañas entre 2001 y 2010, quedando corto en el 2011 solo por una impulsada (37-99), volviendo a la carga en el 2012, 2014 y 2016.

Actualmente con 19-63 a sus 38 años, no piensa en otro agigantamiento. Abreu necesita tres jonrones más para llegar a 25, lo cual se ve factible, pero las 22 empujadas en septiembre, sí constituyen un gran reto.

El pelotero de Cienfuegos, cree que puede, a mí me parece poco probable. El reto exigirá un llamativo cierre de su parte y obviamente será lo más interesante que ofrecerán los Medias Blancas separados 25 juegos de los Indios de Cleveland.