•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su primera temporada en el campeonato Germán Pomares Ordóñez, Wuilliams Vásquez quiere hacer historia adueñándose de los principales lideratos ofensivos. Pero debe saber que no será tarea fácil y para recordárselo está Ofilio Castro, quien el pasado fin de semana lo desplazó del liderato de bateo al establecerse en 427 puntos, por encima de los .423 del venezolano nacionalizado nicaragüense. 

A falta de nueve partidos para que termine la segunda vuelta, la lucha entre ambos artilleros por quedarse con el galardón de mejor bateador pinta interesante. Hoy vuelven a la acción, y desde el primer turno al bate el liderato estará en juego. 

Vásquez tendrá una prueba exigente cuando se mida a los lanzadores de León, que cuando suben al montículo en su verdadero nivel, descifrarlos se vuelve un reto enorme. Por su parte, Ofilio se enfrentará al picheo de Zelaya Central, un equipo al que le bateó muy bien el pasado fin de semana y que presenta una efectividad colectiva de 3.83. 

Sus núeros 

Wuilliams, quien vistiendo el uniforme de los Indios del Bóer había protegido por buen tiempo el liderato de bateo, ha conectado un total de 55 imparables en 130 turnos al bate. Por su lado, Ofilio ha ligado 47 incogibles en 110 visitas oficiales al cajón de bateo. Eso sí, Vásquez se ha mostrado como un bateador más completo al ser el segundo máximo jonronero con 10 vuelacercas y el sublíder empujador al registrar 38 carreras impulsadas, siendo superado en ambos departamentos por su compañero de equipo Juan Carlos Urbina, quien suma 10 bambinazos y 45 remolques. 

Ofilio no se mete ni entre los tres mejores en esos departamentos, pues apenas acumula un cuadrangular y empuja 17 carreras. Pero está empeñado en quedarse con el título de bateo y para ello deberá ser más consistente que Wuilliams, una tarea bastante complicada. Así que prepárense para presenciar un cierre de alarido en la lucha por el liderato de los bateadores. Ofilio y Vásquez son los protagonistas, no los pierdan de vista.