•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El abridor dominicano Michael Pineda, quien se perfilaba a reintegrarse a la rotación de los Mellizos en septiembre tras la operación Tommy John, tuvo que suspender sus actividades debido a una molestia en una rodilla que sintió durante su sesión del bullpen. 

Pineda registró 1.50 de efectividad con nueve ponches y tres pasaportes otorgados en cuatro presentaciones de rehabilitación (tres aperturas) entre el equipo de la Liga de Novatos, Clase-A Avanzada Fort Myers y Triple-A Rochester. Estaba programado para abrir el domingo por Rochester, pero regresó a Minneapolis-St. Paul para ser examinado por los médicos del club.

El quisqueyano, de 29 años de edad, firmó por dos años y US$10 millones en la temporada muerta tras ser operado del codo en julio del año pasado cuando lanzaba por los Yanquis. A los Mellizos les gustaría ver a Pineda en la lomita, pero el capataz Paul Molitor recalcó que la salud a largo del serpentinero plazo es lo más importante.

“Todo queda en veremos por ahora”, declaró Molitor. “No queremos que se esfuerce más de la cuenta. Debemos asegurarnos que esté en salud”.

Manaea, inhabilitado

El abridor Sean Manaea ha pasado a la lista de incapacitados de 10 días de los Atléticos debido a una molestia en el hombro izquierdo. Para llenar la vacante en el roster, el conjunto de Oakland subió desde Triple-A Nashville al derecho Emilio Pagán.

Manaea lleva foja de 12-9 con promedio de carreras limpias de 3.59 en 27 presentaciones esta campaña, incluyendo 108 ponches y 32 pasaportes negociados en 160 2/3 episodios por los Atléticos.

El zurdo ocupa el segundo lugar en la Liga Americana en aperturas, es noveno en entradas lanzadas y está entre los mejores seis en boletos por cada nueve entradas (1.79).

Por su parte, Pagán tiene marca de 3-0 con 3.71 de efectividad por Oakland esta temporada, incluyendo 53 ponches y 15 pasaportes otorgados. El diestro, quien no lanzó antes de su ascenso, lleva promedio de carreras limpias de 3.00 en seis episodios en Triple-A.