•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Everth Cabrera se propone escalar montañas sin importarle los obstáculos, suele conseguirlo, sobre todo, si está enfocado. Un día se propuso llegar al mejor beisbol del mundo y pese a no contar con el armamento físico para lograrlo, lo hizo y hasta conquistó un liderato en bases robadas.

Ahora se ha planteado terminar el segundo campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), como líder de los bateadores, aunque en las últimas semanas descendió de los 400 puntos, tiene de aquí hasta la primera semana de septiembre, cuando termina la ronda regular, para volver a la cima, donde ya estuvo por largo reto esta campaña. 

A la jornada de hoy, el ex jugador de los Padres de San diego y de los Orioles de Baltimore, en el mejor beisbol del mundo, entra con un promedio de 386 puntos, manteniéndose en pie de guerra y en brava persecución del dominicano Yeison Asencio, quien batea para .406;  del cubano Yuniesky Betancourt, dueño de un promedio de 407 puntos y del mexicano y también su compañero de equipo Leonardo Heras, quien promedia .414.

De todos ellos, solo Betancourt conecta más imparables que Cabrera, quien tras batear de 3-1 en el juego del domingo llegó a 73 cañonazos, cuatro por debajo del pelotero isleño. Este departamento de los hits conectados, Cabrera también lo lideró por buen tiempo esta temporada. 

Bajó de los 400 puntos

Desde el 5 de julio, dos días después de haber puesto en marcha el campeonato, hasta el pasado 19 de agosto, Cabrera se mantuvo por encima de los 400 puntos, en lo que fue una verdadera demostración de consistencia ofensiva.

Durante ese alarde de buen bateo, el promedio más alto del artillero nandaimeño fue de .524 y el más bajo de .401.  Fue basados en ese gran desempeño, que los periodistas mexicanos empezaron a considerarlo fuerte candidato a los premios de Jugador Más Valioso y Regreso del Año.  Everth se convirtió en un bateador indomable, capaz de meterse en una racha de 11 partidos consecutivos conectando, al menos, un imparable y en otra racha de tres juegos seguidos ligando tres incogibles. Sencillamente no había forma de frenarlo.

Fue hasta el pasado 21 de agosto, cuando se fue de 2-0 ante el picheo de los Piratas de Campeche, que el granadino descendió de los 400 puntos. En tres juegos contra dicho conjunto no pudo conectar de imparable a lo largo de 12 turnos al bate, deslizándose hasta los .379.

Sin embargo, el pasado fin de semana dio señales de estar volviendo a su mejor forma, tras haber conectado seis cañonazos en 12 visitas al cajón de bateo frente al picheo de los Olmecas de Tabasco, el equipo en el que milita Elmer Reyes, mejoró a .386. Así que está de regreso y en pie de guerra por el liderato de los bateadores. 

El caso de Reyes y Téller

Por su lado, Elmer Reyes, en 30 juegos con los Olmecas, presenta un promedio ofensivo de .276, como resultado de conectar 34 imparables en 123 apariciones legales. De sus incogibles siete son dobles y dos cuadrangulares. En total anota 18 carreras y produce otras 10.

Carlos Téller, por su parte, presenta récord de cero victorias y dos derrotas en 13 juegos, tres de ellos como abridor, con los Bravos de León. El nica permite 19 carreras limpias en 19.2 entradas lanzadas, mismo recorrido en el que admite 33 imparables, entre ellos, tres jonrones.