•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Manchester United perdió en casa por 3-0 ante el Tottenham, una derrota que deja muy tocado al entrenador de los Diablos Rojos, el portugués José Mourinho, que suma dos derrotas en tres jornadas.

Para encontrar una derrota tan contundente en Old Trafford del United hay que remontarse a la temporada 2013-2014, con David Moyes en el banquillo.

Además de ser la peor derrota de Mourinho desde que llegó a Old Trafford en 2016, el United no perdía dos de sus primeros tres partidos ligueros desde hacía 25 años.

La estrella de los Spurs Harry Kane abrió el marcador al inicio del segundo tiempo (49) y sentenció con un doblete el brasileño Lucas Moura (52 y 84).

El partido, no obstante, fue más igualado de lo que indica el marcador, al menos en la primera mitad, en la que el United jugó bien y contó con varias ocasiones para marcar.

Pero ni Romelu Lukaku (16 y 19), ni Paul Pogba (34), ni Ander Herrera (42) acertaron a batir a un Hugo Lloris, que mantuvo el brazalete de capitán, pese a que la semana pasada fue detenido por conducir en estado de embriaguez.

En la segunda parte, los Spurs, cuya mejor ocasión para marcar en los primeros 45 minutos había sido un remate de Christian Eriksen que detuvo David De Gea (40) ganaron en eficacia y sentenciaron el partido.

Doblete de Moura

Kane abrió el marcador con un cabezazo a la salida de un córner, ganando la partida a la defensa mancuniana (49).

El United reaccionó y a punto estuvo de empatar, pero Lloris sacó con la mano un disparo de Lukaku (52) y en la contra, Eriksen pasó a Lucas y el brasileño batió a De Gea de disparo cruzado (52).

Ese gol fue una losa insuperable para el United, que vio como Lucas anotaba el tercero poco antes del final, en otra contra el brasileño que condujo el balón prácticamente en toda la media cancha local, se deshizo con un regate del defensa, y al pisar el área sacó un disparo cruzado para alojar la pelota en el fondo de la red (84).