•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reconocimiento hecho a Luka Modric como mejor jugador de la Copa del Mundo realizada este año en Rusia, complica la escogencia del ganador del Balón de Oro de la UEFA, y seguramente también lo hará cuando le corresponda tal selección a la FIFA. Aún sin Messi en escena, el Rey de la Champions, Cristiano Ronaldo, no está solo, ni seguro. Yo votaría por el portugués, que sigue siendo de una incidencia mayúscula con su olfato, velocidad, poder físico, contundencia en su juego y capacidad de destrucción sacudiendo redes, pero visto está que Modric ejerce una gran atracción, no solo por tener un corazón guerrero como el de Espartaco, sino por ser un jugador que junta su destreza con esa visión clara para ser lo necesariamente incidente, capaz de manejar la pelota y los tiempos, y mostrar su liderazgo entre las brasas…Aunque su brillo siempre fue fácilmente captable con el Real Madrid, su actuación en el Mundial, como “ombligo” de Croacia, lo agrandó, y aquí lo tenemos, retando a su excompañero de equipo, Cristia
no, sin sentirse incómodo por la presencia del egipcio Mohamed Salah, estrella del Liverpool, a quien no se le ve la menor posibilidad.  

¿Quién más incidente?

Nunca voy a atreverme a subestimar a un mediocampista del nivel de rendimiento de Luka Modric, con una utilidad tan grande tanto en el Real Madrid como en la Selección de Croacia, comparable a la del excepcional Gerson en aquel Brasil de 1970, que reunió a cuatro “dieces” en un alarde de improvisación con excelentes resultados, pero no puedo evitar agregarme a quienes reconocen en Cristiano, a un futbolista desequilibrante y decisivo, capaz de transformar cualquier partido con cualquier casaca, como lo demostró con sus tres goles frente a España en el inicio del Mundial, sin importar el error de DeGea. Era un empate imposible para Portugal, pero Cristiano fue tan capaz, como ser el líder del Real Madrid en la conquista de una tercera Champions consecutiva. Ningún jugador -incluido Modric, su compañero- lo retó como la figura cumbre de ese evento que año tras año, nos mantiene con los pelos de punta entre especulaciones inagotables. Los dos estuvieron juntos en el naufragio del Real Madrid en la Liga terminand
o tercero, y en la Copa del Rey, pero aún entre los escombros de esas frustraciones, el tamaño del portugués fue mayor.

Veo favorito a cristiano

Cierto, Modric fue altamente valorado en el Mundial por su funcionamiento como motor de un equipo de mucha bravura, capaz de defender Troya sin permitir la filtración del caballo. Colocarlo encima de cualquier francés, y de Eden Hazzard el fulgurante belga, certifica un merecimiento casi indiscutido, y eso lo catapultó a disputarle a Cristiano la distinción de Jugador del Año tanto en la UEFA como en la FIFA, y seguramente en France Football. Ciertamente, lo de Modric en la Copa fue admirable: nadie como él peleando balones, recuperando, realizando entregas, empujando al equipo hacia delante aún en las circunstancias más adversas, el centrocampista que siempre levanta la bandera y muestra su puño en alto, con el orgullo de haber sido factor clave para que Croacia avanzara a la final frente a Francia. Un jugador total podría haber dicho de él, el desaparecido holandés Johan Cruyff.  Todas esas consideraciones obligan a pensar que las batallas entre ellos por los balones de oro de la UEFA y la FIFA, serán cerra
das, difíciles de predecir. La escogencia es hoy. Mi voto, aunque no vale, es por Cristiano.