•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nada fue diferente entre el Walter Ferretti y el Tauro FC en el juego de vuelta de los cuartos de final de la Liga Concacaf. El partido se desarrolló con un guion semejante al de ida y consecuentemente el resultado fue fatal para los rojinegros: goleada de 0-4 y eliminación tras registrar un marcador global adverso de 1-7.  Así, con pena y sin gloria, el conjunto nicaragüense volvió a quedarse fuera de esta competencia sin poder meterse a semifinales, tal y como ocurrió el año pasado.

Los jugadores del Tauro, más confiados en el terreno de juego producto de estar dominando la eliminatoria, salieron al duelo con la misión de apropiarse del balón y tras conseguirlo desde el primer minuto se fueron encima de la defensa ferretista, a veces tan desorientada como superada. Tanta era la presión ejercida por los atacantes del club canalero que la goleada se convirtió en un peligro inminente para los de Managua.

Fue al minuto nueve cuando cayó el primer tanto de los de Panamá y fue resultado de una brillante jugada colectiva que incluyó siete toques, siendo el último de estos un derechazo contundente y preciso de Edwin Aguilar que dejó sin opciones al portero Jadzeel Mendoza. El gol no hizo más que terminar de sentenciar al Ferretti, que llegó al encuentro con la ambición de forjar una remontada milagrosa, pero que careció de todo argumento técnico para lograrla. No siempre el querer es poder, al menos no cuando enfrente está un rival superior en todos los aspectos.

Construyen goleada

Trece minutos después del primer gol, llegó el segundo. Tras un tiro de esquina, Iván Anderson, sin mayor obstáculo dentro del área rojinegra, se levantó cuan alto pudo y logró con un certero cabezazo vencer al guardameta pinolero. Para entonces, un Ferretti sentenciado desde el juego de ida, no tuvo más que resignarse a la terrible realidad de ser superado desde cualquier ángulo. Ni en ataque, ni en defensa y tampoco en el mediocampo, no hubo duelo que el Ferretti ganara. 

Después del descanso, la historia pudo ser peor para el onceno de Henry Urbina, de no haber sido por las oportunas salidas del portero González y los constantes fallos de los atacantes canaleros. Pese a esto, el Tauro consiguió dos tantos más para sellar la goleada. El primero llegó al minuto 78, cuando tras un desborde por la banda derecha, el mismo Anderson centró de forma precisa un balón que dentro del área fue cabeceado sin estorbo alguno por Enrico Small, responsable del 3-0. El segundo fue un penal cobrado sin problemas por Armando Polo en el minuto 93 para poner el 4-0 final y fatal para el Ferretti.