•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Insisto, yo hubiera votado por Cristiano Ronaldo como jugador del año en Europa, pero el Balón de Oro de la UEFA lo ganó Luka Modric, y no molesta. En lo absoluto. ¡Cómo va a incomodar que un jugador con las características y la utilidad de Modric, tan bravo y resistente, además capaz de realizar trazos finos en la cancha, como los de Dalí en el lienzo, y con la distinción casi sin discusión de ser calificado mejor jugador de la Copa del Mundo realizada en Rusia, se hiciera merecedor de ese reconocimiento, que podría extenderse a las valoraciones de France Football y la FIFA! Es fácil simpatizar con el futbol generoso, efectivo e incansable que produce Modric, más colectivo que el de Cristiano, pero no tan espectacular, incidente y destructivo, capaz de mover montañas de dificultades como el que genera el portugués aún dormido.

Se borró Cristiano

La ventaja de Modric fue lo suficientemente amplia (313 puntos por 223) para dejarnos desarmados a quienes argumentamos a favor de Cristiano. Pobre el egipcio Mohamend Salah, a quien no se le concedieron posibilidades de meter las narices en la pelea, pero consiguió 134 puntos, por solo 55 del argentino Messi, el mejor jugador del planeta, Bota de Oro de Europa por sus goles, con título de liga y Copa del Rey, pero fuera de combate en la Champions y el Mundial, abrumado por Cristiano y por Modric. Nadie lloró por Messi, superado también por el francés Antoine Griezmann, ocupante del cuarto lugar, aunque encima de otro francés, Kylian Mbappé, de mucho brillo en Rusia. En un año de Copa del Mundo, es difícil prevalecer con el impacto provocado en la Champions, si no es un agregado. Cristiano lo sabía, y decidió muy a su “estilo” no asistir.

Y ahora tras "El FIFA”

Pienso que el factor realmente desequilibrante para que el Real Madrid ganara la Champions, fue Cristiano, pero también estaba Modric con su gestión. Ellos también estuvieron juntos en los naufragios del “Titanic” blanco en la Liga y en la Copa del Rey, en tanto en el Mundial, Portugal se quedó corto y Croacia se estiró hasta la final con Modric capturando elogios juego tras juego recorriendo más kilómetros que cualquier otro, y dando la impresión de estar utilizando un tercer pulmón. El Balón de Oro de un Mundial a veces pesa mucho. En el 2006, el italiano Fabio Cannavaro, logró impulsarse con ese reconocimiento, no solo a la conquista del Balón de Oro de la FIFA, sino a ser contratado en una especie de “operación fallida” con el Real Madrid. Así que, considerar que Modric va por el mismo camino, tiene pies y cabeza, y es una seria advertencia para Cristiano.