•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El zurdo Leonardo Crawford, prospecto de la organización de los Dodgers de Los Ángeles en Clase A Avanzada, se ha convertido en un artista del montículo y se ha ganado el derecho de ser considerado en la discusión de los mejores prospectos nicas en Ligas Menores. La noche del pasado miércoles dio otra prueba fehaciente de su gran momento, al conquistar su octavo triunfo de la campaña  y cuarto de forma consecutiva en esta categoría, en la cual marcha invicto. 

El serpentinero nicaragüense tuvo como víctima a la novena de los Lancaster Jethawks, sucursal de los Roockies de Colorado, ante quienes mejoró su efectividad de 3.03 a 2.77 como consecuencia de una labor monticular en la que completó seis entradas, permitió cinco imparables, no admitió carreras, otorgó dos bases por bolas y ponchó a seis adversarios. Estos números grafican que Crawford realizó otra cátedra. 

Sus ocho victorias  con el conjunto Rancho Cucamonga se segmentan en tres como local, donde lanza para 5.40 de efectividad en cuatro aperturas, y como visitante ostenta 5 victorias con un preponderante 1.40 en siete inicios. El nica ha tiranizado a sus rivales y de mantener este dominio es probable que reciba el ascenso a Doble A antes de finalizar la temporada.

Arranque de pesadilla

Leonardo Crawford no empezó la temporada bien, fue ubicado en Clase A, donde  tuvo un desempeño discreto, pues compiló 0-5 con 4.02 en nueve aperturas. También  tuvo un paso efímero en Triple A donde lo castigaron con cuatro carreras, tres de ellas limpias y solo pudo sacar un out en una salida como relevista.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en Ligas Menores el objetivo principal es desarrollar las habilidades de los peloteros, y en el caso de los pícheres pulir detalles como el reportorio de  lanzamientos y mecánica de lanzar. Crawford ha pasado por este proceso y ahora parece estar recogiendo los frutos.