•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Casi dos años después de su muerte, la ausencia de Arnulfo Obando todavía sigue siendo notable en la esquina del tetracampeón mundial Román “Chocolatito” González. Y es que el ex número uno del mundo libra por libra, no termina por encontrar la estabilidad necesaria, cambiando recurrentemente de adiestrador sin quedarse con uno definitivamente.

Obando fallecido el 10 de noviembre del 2016, producto de un paro cardíaco que vino precedido de un derrame cerebral. Conquistó los últimos tres de los cuatros títulos de Román en su carrera. Pero desde esa fecha, triste para el boxeo nicaragüense, González ha tenido cuatro entrenadores: Wilmer Hernández, el japonés Sendai Tanaka, Gustavo Herrera y el próximo será Marcos Caballero, quien dirigirá el combate del púgil contra Moisés Fuentes, el próximo 15 de septiembre en Las Vegas.

Wilmer merecía seguir

Prácticamente un mes después de la muerte de Obando, Wilmer Hernández fue nombrado como el nuevo entrenador del “Chocolatito” el 3 de diciembre del 2016. Hernández, quien fuese el segundo entrenador en el equipo durante la era Obando, y un experto en preparación física, tomó las riendas de la esquina con mucha emoción y motivación; sin embargo, su estadía duró poco.

El 18 de marzo del 2017, con Wilmer en la esquina, Román sufriría uno de los robos más descarados para el boxeo nica. Perdió por decisión mayoritaria contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, en un combate celebrado en el Madison Square Garden de Nueva York, donde González además de caer a la lona en el primer asalto, batalló con un baño de sangre en su cara tras sufrir un corte en la cabeza producto de los constantes cabezazos del tailandés.

A pesar del escenario dantesco, la mayoría de expertos coincidieron en que Román fue despojado del triunfo. Incluso, Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), meses después dictaminó a través de una resolución una revancha inmediata contra el tailandés. A pesar de que esta fue la mejor presentación de González en su carrera, Wilmer ilógicamente fue retirado del equipo el 5 de julio de ese mismo año. Pagó los platos rotos de una derrota inmerecida.

Tanaka, error y fracaso

El mismo día que fue confirmada la salida de Hernández, en conferencia de prensa, Carlos Blandón, apoderado del “Chocolatito” confirmó al japonés Sendai Tanaka como el sucesor de Wilmer para su segundo combate contra Srisaket Sor Rungvisai. Presionado por el señor Akihiko Honda, su promotor, Román se fue a Japón a realizar campamento con Tanaka.

La fórmula Tanaka no funcionó en lo absoluto. Román llegó en condiciones físicas cuestionables al enfrentamiento contra Sor Rungvisai el 9 de septiembre del 2017, cayendo por nocaut en apenas cuatro asaltos, en una derrota que lo ha dejado inactivo durante un año. 

Herrera, vuelve y se va

Convencido que lo mejor era ser dirigido por entrenadores locales, Román le hizo un guiño a Wilmer para que regresara al equipo y, además, le extendió una invitación publica a Gustavo Herrera, su primer entrenador para que se hiciera del mando en la esquina. Wilmer por un dignidad y respeto a sí mismo, descartó unirse al equipo nuevamente; sin embargo, el que sí atendió el llamado fue Herrera.

Tras varias reuniones, Herrera llegó a un acuerdo para entrenar a Román, el cual se hizo oficial en diciembre del 2017. Otra vez se abrió un nuevo capítulo en la era González, con el objetivo de regresar al ring en mayo de este año. Al final, “Chocolatito” decidió no pelear, el problema del atraso en su visa de trabajo sumado a que nunca se confirmaba la fecha ni su rival, terminó con su deseo, anunciando que no sería semiestelar en la cartelera de Gennady Golovkin.

A pesar de esta cancelación, Herrera siguió al frente. No obstante, el entrenador recibió una propuesta de Cristofer González, campeón mosca del CMB, y primo de Román. Gustavo aceptó el reto de convertirse en el nuevo adiestrador de Cristofer. La decisión de Herrera no cayó tan bien en el equipo de Román, a pesar que hasta hace una par de semanas, Henry Membreño, amigo del tetracampeón aseguraba que Gustavo se sumaría al equipo tras el compromiso de Cristofer el 16 de agosto contra Paddy Barnes.

Caballero asume reto

Herrera regresó a Nicaragua, pero no recibió la esperada llamada para irse a Estados Unidos. El fin de semana, se conoció que Marcos Caballero, originario de Estelí, residente en Coachella, California, será el encargado de dirigir a Román contra Moisés Fuentes, convirtiéndose en el cuarto entrenador de González  desde la muerte de Obando.

Tomando en cuenta la calidad del rival mexicano, se espera que Román puede regresar a la senda del triunfo con Caballero. La gran pregunta ahora es: ¿Será Caballero su entrenador por largo tiempo o volverá Román a realizar otro cambio en su esquina? Ojalá finalmente encuentre la estabilidad necesaria.