•  |
  •  |
  • END

Deportes
Decepción por todo lo alto en el Camp Nou. El Villarreal logró el empate en el último minuto de partido y evitó que el Barcelona conquistara su decimonoveno título de Liga. Keita, Eto’o y Alves marcaron los goles de los de Guardiola, que llegaron a tener dos goles de ventaja a falta de 15 minutos para el final. Llorente en dos ocasiones y Matías Fernández hicieron los tantos visitantes.

Tras la derrota del Real Madrid ante el Valencia y con el permiso del Villarreal, todo estaba preparado en el Camp Nou para festejar el decimonoveno título de Liga del Barcelona. La victoria ante el conjunto de Pellegrini servía al equipo para sumar el primero de los tres títulos a los que aspira en esta memorable temporada. Un Camp Nou con lleno absoluto y ambiente de gala quería contrarrestar el cansancio acumulado por los de Guardiola tras el esfuerzo realizado ante el Chelsea.

El encuentro comenzó con un dominio total y absoluto del Barcelona ante un Villarreal que, lejos de intentar trenzar alguna jugada elaborada, se limitó en los primeros minutos a alejar el balón lo máximo posible de su portería.

El conjunto catalán fabricó dos claras oportunidades de gol en los primeros diez minutos del choque, pero Eto’o y Xavi estuvieron faltos de puntería. A la tercera fue la vencida. Un disparo de Keita, que desvió Gonzalo, y acabó en las redes de Diego López, sirvió a la parroquia blaugrana para descorchar la primera botella de champán.

Apabullante es, sin duda, la palabra que define el dominio local durante la primera mitad del partido, ante un rival muy espeso y falto de ideas en las inmediaciones del área de Valdés. Sin embargo, Llorente logró la igualada mediada la primera mitad tras la única jugada bien trenzada. Valdés, que se está reivindicando durante los últimos encuentros, volvió a lucirse hoy con paradas de mérito, como la que realizó tras un cabezazo a bocajarro de Rossi con el empate a uno en el marcador.

Pellegrini sabía de la importancia de puntuar en el Camp Nou para las aspiraciones europeas de su equipo y no se dio por vencido. El chileno lo siguió intentando hasta el final para arreglar el roto ocasionado en su equipo por los de Pep. Comenzó a mover fichas desde el banquillo y la jugada le salió redonda.

A falta de 15 minutos para la conclusión, Abidal derribó a Nihat en el área cuando se disponía a rematar, y Teixeira señaló el punto de penalti, además de expulsar al jugador francés, que se perderá la final de la Copa del Rey. Matías Fernández transformaba el penalti y llevaba los nervios al Camp Nou. Pero lo peor estaba por llegar. Llorente posponía la fiesta culé para otro día con un zurdazo que se coló por la escuadra de la portería de Valdés. El Camp Nou enmudeció y se quedó sin fiesta de celebración.

Los de Guardiola tendrán que esperar un poco más para cantar el alirón y el Villarreal suma un punto que le sabe a gloria respecto a sus aspiraciones europeas.

El centrocampista azulgrana, Andrés Iniesta, es baja para la final de la Copa del Rey que el Barcelona disputará el próximo miércoles ante el Athletic Club de Bilbao. El manchego, que no había dado muestra alguna de estar lesionado durante el encuentro, sufre una rotura en el recto anterior de su pierna derecha. Iniesta se suma de esta forma a las bajas de Henry, Márquez y Abidal para la final que se disputará en Mestalla.