•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una temporada que empezó con encendidas esperanzas de ver a cinco nicas en acción y que se desarrolló entre lamentos como consecuencia de las lesiones podría tener un desenlace lejos de la tragedia.

 ¡Qué grande se vio!

Si bien es cierto Juan Carlos Ramírez, Cheslor Cuthbert y Alex Blandino no volverán más este año, Erasmo Ramírez, el experimentado lanzador de los Marineros de Seattle, y Jonathan Loáisiga, el veloz novato de los Yanquis de Nueva York, advirtieron con sus actuaciones del pasado lunes que pretenden ser protagonistas de un cierre de lujo, capaz de hacer olvidar la ilusión rota de haber tenido una campaña con tantos nicas en el escenario.

Erasmo Ramírez. Archivo/END

Ni Erasmo ni Loáisiga escaparon a la ola de lesiones que este año sacó de circulación, temprano en la temporada, a Juan Carlos, a Cheslor y a Blandino. Sin embargo, están de regreso y con sus brazos en plenitud de forma buscarán cerrar la campaña de forma convincente, como quien entrega su mayor esfuerzo mientras intenta recuperar el tiempo perdido y convencer de lo que hubiera sido capaz de no haber caído en la lista de lesionados.

 Con sus equipos vigentes en la lucha por clasificar a la postemporada, estos dos pistoleros nicaragüenses tienen poco menos de un mes para mostrarse útiles e incidentes en el accionar de sus novenas, que tanto necesitan de brazos efectivos y seguros. 

Erasmo cumple y se consolida

El pasado lunes por la noche, Erasmo Ramírez cumplió con las expectativas y consolidó su imagen de pícher seguro al limitar a dos imparables (1 jonrón) y una carrera limpia a los ya descartados Orioles de Baltimore, equipo al que le repartió cinco ponches y no le otorgó bases por bolas, a lo largo de un recorrido de 5.1 episodios.

 Selección piensa en clasificación a Copa Oro

Esta presentación derivó en su segunda victoria de la temporada y le permitió bajar su efectividad a 5.56. Tomando en cuenta solo el período comprendido entre el 12 de agosto, cuando abandonó la lista de lesionados, y su última salida, Erasmo tiene balance de 2-1 y lanza para 3.70, números que reflejan una gran mejoría con relación a los que había mostrado antes de ser inhabilitado por problemas en el hombro. 

Jonathan Loáisiga ha trabajado como abridor y relevista este año en Grandes Ligas.

En sus últimas cinco presentaciones, Erasmo suma cuatro aperturas de calidad, lo que habla muy bien de su desempeño una vez recuperado de sus problemas físicos.

Con lo demostrado hasta ahora, dominando a los Astros de Houston, a los Dodgers de los Ángeles, a los Cascabeles de Arizona y a los Orioles de Baltimore, sufriendo únicamente frente a los Padres de San Diego, Ramírez da la impresión de tener la fortaleza y los recursos para forjar un cierre de campaña que le permita sepultar por completo aquel inicio fatal con dos derrotas.  

Jonathan impacta y tiene para más

En su regreso al mejor beisbol del mundo con los Yanquis de Nueva York, midiéndose a los Atléticos de Oakland como relevista, Jonathan Loáisiga impactó ponchando a cuatro de los siete bateadores que enfrentó en tres episodios y dejó claro que tiene mucho que ofrecer como ligamayorista.

No se trata este de un novato común, sino de uno con el carácter y la postura de un veterano y los recursos y el vigor de un joven en crecimiento, con proyecciones de gran magnitud.  

 ¿Cómo ayudar a DeGrom?

Tras verlo destacar con balance de 2-0 y efectividad de 3.00 en cuatro aperturas en su primera estadía con el equipo grande del Bronx, no quedaron dudas de su potencial.

Jonathan Loáisiga. Archivo/END

El lunes, saliendo del bullpen, también se mostró sólido haciendo abanicar la brisa a los tres primeros bateadores que enfrentó como relevista, entre ellos el jonronero Khris Davis. Con esto, Loáisiga demostró que siempre y cuando le den la oportunidad, él puede responder desde cualquier rol. 

En lo que resta de la temporada, muy probablemente le tocará fajarse como relevo, tarea que tomando en cuenta su repertorio de lanzamientos y lo visto frente a Oakland, podrá realizar con muy buenos resultados.

Verlo en acción constantemente en busca de seguir asombrando, será un atractivo en este final de temporada. Ah, y de agigantarse tanto como en su debut y de clasificar los Yanquis, hasta podría aparecer en la postemporada. Eso sí, necesita pisar el acelerador en busca de un cierre convincente.