•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de la primera semana de agosto y tras más de dos meses de haber iniciado el campeonato, Iván Marín no había podido llevar su average a los 200 puntos, esto como consecuencia de lesiones y uno que otro slump ofensivo.

Sin embargo, cuando logró superar esos males mejoró tanto que al finalizar la temporada regular de la Liga independiente American Association, su equipo, el Lincoln Saltdogs, decidió otorgarle el premio de Novato del Año del 2018, gracias a su gran cierre de campaña desde el cajón de bateo y a su enorme incidencia a lo largo de la temporada como dueño de las paradas cortas.  

Tras conectar 19 imparables entre el 17 de mayo, cuando inició el campeonato, y el cinco de agosto, Marín puso el pie en el acelerador y desde el seis de agosto hasta el dos de septiembre ligó 31 incogibles, para cerrar la ronda regular con 50 cañonazos en 197 turnos al bate a lo largo de 69 partidos.

Con esto el nica logró dejar su promedio en 254 puntos. Entre sus indiscutibles el short stop granadino conectó ocho dobles, un triple y tres jonrones, a la vez que anotó 35 carreras y empujó otras 18. En total recibió 30 bases por bolas, se ponchó en 29 ocasiones y se robó dos almohadillas. Sus números fueron superiores a los de la temporada anterior.

Orgulloso

“Me siento muy feliz de este reconocimiento que me hizo el equipo. Realmente fue una temporada muy complicada, sobre todo porque tuve que lidiar con lesiones. Sin embargo, gracias a Dios pude tener un gran cierre y coleccionar los elementos necesarios para disfrutar de este premio. La clave fue mantener la confianza en mí y creer en todo tiempo que podía hacer el trabajo”, declaró Marín.

“Tanto el gerente del club, como el mánager y la afición, están satisfechos con mi trabajo, a tal punto que ya tengo contrato para volver al equipo el próximo año. Mis entrenadores me han dicho que siga haciendo las cosas tan bien como ahora y que no deje de trabajar duro”, concluyó el pelotero, miembro de la selección nacional de Nicaragua.

El equipo de Marín terminó con récord de 51 victorias y 48 derrotas, y no clasificó a la postemporada de la liga.