•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A primera vista, es el Edgar Montiel de siempre. Su estadía en la Liga Italiana de Béisbol no hizo mella de forma negativa en su contextura física, pues luce fuerte como de costumbre y con deseos de  mostrar con el Bóer, en el Campeonato German Pomares Ordóñez, que ha evolucionado como bateador.

Montiel realizó este jueves su segunda sesión de entrenamiento con la Tribu. Apenas el lunes regresó al país, pero se siente listo para entrar en acción en la difícil serie de los capitalinos ante la Costa Caribe.

“Me siento bien, vengo en las mejores condiciones. Después que terminé de jugar en Italia me quedé un par de semanas, pero nunca dejé de entrenar. Todavía estoy haciendo algunos ajustes en los entrenamientos con el Bóer, pero estaré listo para debutar este fin de semana”, afirmó el pelotero.

De hecho, Ronald Tiffer, mánager de la Tribu, confirmó que Montiel estará en la alineación del equipo ante la Costa Caribe, aunque todavía hay algunos puntos que resolver.

“La inclusión de Montiel nos va a fortalecer mucho, él alineará de tercero, pero todavía no hemos definido a quien vamos a mover para abrirle espacio. Uno pensaría que teniendo a Montiel a cualquiera hay que mover, pero eso no es así, las cosas se tienen que hacer con orden”, apuntó el timonel de la Tribu.

La aventura en Italia

Montiel militó con el conjunto Nettuno, en la Liga Italiana de Béisbol. En la fase regular registró .327 puntos, producto de 32 imparables en 98 turnos al bate, trayecto en el que además consiguió cuatro cuadrangulares, con 23 producidas.  En ronda semifinal el pinolero terminó con .273, con tres imparables en 11 apariciones.

“En el equipo tuve un entrenador dominicano, que me ayudo bastante a mejorar mi mecánica. Ahora bateo diferente, me siento más cómodo. Cuando cambié mi mecánica mejoré bastante en Italia, aprendí a estar más tranquilo esperando los lanzamientos y uso mis manos de manera más eficaz. Me verán como un mejor bateador”, detalló el pelotero capitalino.

“La Liga Italiana es muy fuerte, se basa sobre todo en el picheo, hay muchos jugadores con experiencia en Grandes Ligas y Ligas Independientes. Antes de venirme los directivos del equipo me dijeron que están contentos con mi trabajo, que estaríamos en contacto”, comenta Montiel al referirse a la posibilidad de volver a jugar con el conjunto Nettuno.

Sobre las dificultades que enfrentó al jugar en Italia, Montiel enumera que fueron muchas, desde sufrir el distanciamiento con su familia hasta la adaptación a un nuevo tipo de comida.

“Fue un poco difícil adaptarme a jugar en otro país, a mí me costó, sobre todo al principio, porque cuando llegué estaba haciendo mucho frío y yo estaba acostumbrado al calor que hay por estos lados”, explicó Montiel.

“Lo del idioma no fue un gran problema, mis compañeros italianos ya hablaban un poco español porque han jugado con muchos latinos. Con el tiempo uno aprende las palabras básicas para defenderse. Las primeras que yo aprendí fueron para pedir comida y no morirme de hambre (ríe). Allá se come mucha pasta, es diferente a lo que uno está acostumbrado, por eso cuando vine lo primero que hice fue pedir un buen plato de comida”, dijo Montiel.