•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Rockies de Colorado nunca han ganado el Oeste de la Liga Nacional, pero en el 2007 le disputaron la Serie Mundial a los Medias Rojas de Boston, siendo barridos en cuatro juegos por los brazos de Josh Beckett, Curt Schilling, Daisuke Matsuzake y Jon Lester, un cuarteto que no permitía respirar. Ese año, en un final tan dramático en el Oeste como puede ocurrir este año, terminaron empatados con los Padres de San Diego a un juego del líder Arizona, y en una batalla extra, con el aporte de Todd Helton, Troy Tulowitzki, Garret Atkins y el bateador de 216 hits, 36 jonrones y 137 empujadas, Matt Holliday, avanzaron a los Play Offs como el mejor segundo lugar de la Liga, tiempo de un solo comodín. En ese 2007, realizaron un empuje colosal ganando 13 de sus últimos 14 juegos, iniciando con una racha de 11 triunfos. Final soñado pero angustioso, que esperan evitar este año aprovechando la cercanía, no tener que venir desde tan atrás como hace 11 años

La explosion de Story

El jueves, al impulso de los tres jonrones disparados por su paracorto Trevor Story, incluyendo el asombroso de 505 pies, el más largo trazado en la era de medición precisa del Statcast, puesta en marcha en el 2015, los Rockies se instalaron en la cima de la montaña, juego y medio delante de los Dodgers, y dos y medio encima de Arizona. Obviamente con más de tres semanas de recorrido, esas distancias no representan la menor garantía, sobre todo, cuando después de esta serie de tres batallas con los Dodgers, quedándole al equipo de Colorado, otros tres duelos pendientes con los Dodgers y seis con Arizona. Cada uno de esos doce juegos tiene un gran significado. Clayton Kershaw, Walker Buehler y Alex Wood intentarán sujetar del cuello a los Rockies que utilizarán a Jon Gray, un pitcher de 11-7 con 4.70 en efectividad, Kyle Freeman quien muestra un llamativo 2.96 en carreras limpias, y Tyler Anderson.

Poderosa alineacion

En esta época de tanto aprecio por el accionar del bullpen, los Rockies cuentan con el formidable cerrador Wade Davis, que ha proporcionado 38 rescates ocultando su 4.55 en carreras limpias a lo largo de 57 episodios, y con Adam Ottavino, ganador de 6 juegos desde el relevo medio, registrando 100 ponches en 69 entradas, y un brillante porcentaje de 1.96 en efectividad, mientras aporta 6 salvamentos. Trabajando detrás de una rotación que no camina muy largo, y que podría terminar sin un juego completo, el esfuerzo de Davis y Ottavino, será mayúsculo. Al bate, los Rockies disponen de dos demoledores: Trevor Story con 31 jonrones, 95 empujadas y 298 puntos, y Nolan Arenado, 31 jonrones, 93 remolques y 299 de average. Consideren que esa alineación tiene al campeón bate del 2017 Charlie Blackmon, más Carlos González, Gerardo Parra, el lesionado D. J. LeMathieau, Ian Desmond y Chris Ianetta. Se trata de un equipo en pie de guerra, no con los brazos abridores de Dodgers y Cascabeles, pero capaz de cierres espectaculares. Así que, ojo con ellos en esta recta final prevista electrizante.