•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La vida después de la muerte no puede ser tan terrible para los Bravos. Las últimas tres temporadas fueron infernales. Atlanta perdió 90 juegos la campaña pasada, 93 el año anterior y 95 en el 2015, estaban a un millón de millas del cielo; sin embargo, salieron airosos y renovados del purgatorio del beisbol. Ese sitio de expiación y limpieza de los actos, les hizo un bien. 

Han renacido de sus cenizas y antes del inicio de la jornada de ayer entraron como líderes de la división Este de la Liga Nacional con un balance de 78-64, con 3.5 juegos de ventaja sobre los sorprendentes Filis de Filadelfia. Los dos equipos jugarán siete veces este mes en 11 días, incluyendo tres en Filadelfia al final de temporada.

Los Bravos tienen mejor récord que Dodgers y Nacionales, los dos conjuntos que supuestamente dominarían en el viejo circuito. Lo más interesante es que son una novena que juega una pelota emocionante, con una alineación y un staff de picheo dinámico que combina experiencia con juventud.

Ozzie Albies, de 21 años de edad, batea .269, 22 jonrones y 67 impulsadas, el jardinero venezolano Ronald Acuña Jr., de 20 años, compila 290, 24 cuadrangulares y 51 remolques. Acuña es el novato más impactante del juego desde la aparición de Mike Trout y Bryce Harper.

A esa joven oleada se suman los oportunos Dansby Swanson, que conecta 14 batazos de cuatro esquinas con 55 empujadas; y el panameño Johan Camargo, quien colecciona 17 tumba cercas y 68 impulsadas. El canalero estremeció con un tablazo a Jonathan Loáisiga, el pasado 2 de julio.

La juventud es la gran clave  de estos fantásticos y sorprendentes Bravos. Esos muchachos que poseen la capacidad de rebelarse ante cualquier rival tienen a Atlanta como un gran aspirante al título de la Liga Nacional.

Los veteranos también aportan

Obviamente el éxito de los Bravos no se trata solo de jugadores jóvenes, los veteranos  Freddie Freeman y Nick Markakis están pasando por una tremenda temporada. 

Freeman es uno de los mejores bateadores del juego con .312 de promedio, 21 jonrones y 83 impulsadas; por su parte, Markakis ha sido la gran sorpresa por sus 311 puntos, 14 cuadrangulares y 88 remolques. La ofensiva de Atlanta encabeza la liga en dobles con 280 y ocupa el segundo puesto en carreras anotadas con 671  y en hits conectados con 1,279.

Picheo sólido 

La rotación de los Bravos no es la más impresionante, no obstante, es una de las más solventes gracias al trabajo de Mike Foltynewicz (10-9 con 2.75), el zurdo Sean Newcomb (11-8 y 3.92), Aníbal Sánchez (6-5 y 3.09) y Kevin Gausman (4-2 con 2.32). Lanzadores como estos pueden marcar una gran diferencia cuando los equipos intentan sorprender al mundo.