•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aparentemente Román “Chocolatito” González encontró en Marcos Caballero el dirigente ideal para su esquina y una figura paternal que esté pendiente de cada uno de los movimientos en sus campamentos. Tal y como se adelantó en El Nuevo Diario hace unos días, Caballero fue confirmado ayer oficialmente como el entrenador en jefe del tetracampeón mundial para el combate contra el mexicano Moisés Fuentes este sábado en el T-Mobile Arena en Las Vegas.

Caballero es el cuarto entrenador en la esquina de Román desde el fallecimiento del gran Arnulfo Obando, el 10 de noviembre del 2016. Encontrar una persona con la que González sintiera estabilidad emocional, más allá de un tema físico, se había convertido en un problema serio de resolver para el equipo de trabajo. Tras Arnulfo, estuvo Wilmer Hernández, injustamente retirado del equipo; pasó de noche el japonés Sendai Tanaka, un fracaso absoluto; y regresó Gustavo Herrera, quien ni siquiera cumplió un combate. 

Román González durante un guanteo en Coachella antes de viajar a Las Vegas.

Ahora la batuta la tomó Marcos, un hombre que construyó y convirtió en campeón a su hijo Randy Caballero. No tiene una fama mundial, pero es nicaragüense, con mucha experiencia, y lo más importante es que conoce a Román como la palma de su mano, ya trabajó anteriormente con él, y eso le ha valido para recibir la oportunidad de quedarse en la esquina. Caballero se hizo cargo de la preparación del tetracampeón durante los más de dos meses de concentración y aislamiento en Coachella, California. González finalmente se refirió al tema en un trabajo publicado por Levi Luna de 8 Deportivo. 

Román comparó a Caballero con Obando, diciendo que “Marcos viene siendo igual que Arnulfo”. “No hay que comparar a las personas, pero Marcos tiene la misma filosofía de Arnulfo, él cocina y  se levanta a correr conmigo, eso me da tranquilidad, porque sé que está encima de lo que hago, muy enfocado en mí, eso tiene un mérito grande. Ha dejado a su familia por estar conmigo en el campamento”, agregó el tetracampeón que ya se encuentra en Las Vegas con todo su equipo.

Comprometido 

También Caballero se refirió a la oportunidad de asumir el compromiso de dirigir al ex número uno del mundo libra por libra. “Antes que nada y al margen de este reto, quiero señalar que Román es para mí un amigo. Esta es una gran oportunidad, por la cual doy gracias a Dios y al equipo. Les agradezco en gran forma el haberme tomado en cuenta para nuevo desafío. Aprendí mucho del campamento que hice con Román, espero que todo salga bien el 15 de septiembre”, explicó Caballero.

Caballero es el cuarto entrenador en la esquina de Román desde el fallecimiento del gran Arnulfo Obando. Archivo\END

Durante los dos meses que Román estuvo en Coachella, Caballero jamás reveló que él era su entrenador. Incluso cuando se le preguntó si el púgil estaba preparándose en el gimnasio Lee Espinoza, Caballero lo negó. Esta postura fue una decisión del equipo para proteger la privacidad de González y no exponerlo a la prensa ni al público, favoreciendo su concentración durante el campamento.

Fue hasta hace unos días que una fuente reveló que Caballero estaba entrenado a González. Incluso, el apoderado Carlos Blandón, contrató a una fotógrafa para que esta guardara las imágenes de recuerdo de la preparación, las cuales fueron divulgadas este lunes.